APBC

La Junta no recomienda la extracción del tercer pecio hallado en el puerto de Cádiz

La Delegación de Cultura estima que, inicialmente, no se recomienda su extracción debido a las dificultades que implica la conservación de la madera

La Delegación Territorial de Cultura de la Junta en Cádiz, una vez analizada la documentación provisional proporcionada por la intervención arqueológica sobre el tercer pecio hallado en las obras de la nueva terminal de contenedores del puerto de Cádiz, determinará las medidas cautelares complementarias para la adecuada conservación de los restos del navío que quedan bajo agua. En este sentido, ha señalado que, inicialmente, no se recomienda su extracción debido a las dificultades que implica la conservación de la madera.

Según han indicado a Europa Press fuentes de la Junta, una vez analizada la documentación se mantendrán reuniones con la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz (APBC) para definir las actuaciones necesarias que garanticen la conservación de los restos.

Cabe recordar que el tercero de los pecios hallados durante las obras de construcción de la nueva terminal de contenedores del puerto de Cádiz es un buque de nacionalidad holandesa, de tipo mercante y perteneciente a la segunda mitad del siglo XVII.

Andalucía es la comunidad autónoma española con una mayor extensión costera al contar con 1.100 kilómetros de costa repartidos entre el litoral atlántico y el mediterráneo. Esta circunstancia, unida al hecho de haber sido zona de paso, comercio y asentamiento de diversas culturas, ha generado un intenso tráfico marítimo a lo largo de la historia que ha dado lugar a la presencia de numerosos yacimientos arqueológicos subacuáticos que abarcan todas las culturas, desde la Protohistoria hasta la Edad Contemporánea.

Por ello, desde la Consejería de Cultura, en coordinación con la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz, se consideró necesario analizar el proyecto de obras de la nueva terminal de contenedores de Cádiz, valorando la afección que pudiesen tener sobre el patrimonio arqueológico subacuático, estableciendo medidas correctoras encaminadas a garantizar la investigación o conservación de este patrimonio.

Así, según ha recordado la Junta, entre las cautelas se establecieron, con carácter previo, prospecciones geofísicas del área afectada, red de sondeos arqueológicos y seguimientos arqueológicos, a bordo de la draga, de todos los movimientos de tierra que generase la obra.

TRES NAVÍOS LOCALIZADOS

Hasta la fecha, como resultado de estos trabajos se han localizado tres navíos. El primero de ellos se corresponde con los restos de un buque militar español del siglo XVII, con materiales diversos asociados al barco, como 27 cañones de hierro, 22 lingotes de plata, un astrolabio, cerámica variada, compases de navegación, elementos de cuero como suelas de zapatos o restos óseos de animales.

Cabe recordar que este pecio tuvo que ser trasladado de su posición original dado que la obra de infraestructura incidía sobre el buque, por lo que la APBC puso en marcha, por primera vez en España, un proyecto de traslado con el que se garantizaba la protección de este importante pecio

En cuanto al segundo barco hallado se ha podido adscribir cronológicamente al siglo XVI, tratándose de un buque mercante dedicado a la redistribución de productos.

Entre los materiales arqueológicos estudiados destacan siete cañones de bronce fabricados en Génova, un cañón de hierro, anclas, botijas --algunas de ellas cerradas y conteniendo en su interior aceitunas en salmuera--, cajas de madera con diversos frutos, barriles que contenían grana cochinilla --elemento de gran valor empleado como tinte--, compases de navegación, elementos de cuero, pipas de caolín, madera tropical y restos óseos humanos y de animales.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios