ELISA MONTERO | HERMANA MAYOR DE EXPIRACIÓN

«Haremos historia en Santa María el Viernes Santo»

La máxima representante de la hermandad encara el próximo año con ilusión y muchas ganas por vivir una salida procesional inédita desde la sede del Nazareno

«Haremos historia en Santa María el Viernes Santo»

Elisa Montero lleva toda su vida unida a Expiración. Fue su padre, Manuel Montero, quien le transmitió la entrega y capacidad de trabajo por la corporación del Viernes Santo. La nueva hermana mayor ha dado un paso adelante para representar a una cofradía que lo fue todo para su padre. Junto a su equipo de trabajo afronta una nueva etapa carga de buenos proyectos y mucha ilusión. Aunque el último año ha sido un tanto complicado, Elisa se muestra esperanzada con un 2017 que se presenta intenso y diferente para la corporación.

-Acaba de tomar posesión de su cargo, ¿cómo asume el reto de ser la hermana mayor?

-Estoy muy contenta. El trabajo será el mismo más o menos porque estoy acostumbrada. He sido secretaria durante ocho años pero ahora tengo que representar más a las cofradía y tomar decisiones. Estoy satisfecha con el resultado del cabildo porque aunque haya una lista que se presente no sabes si vas a llegar al quorum y hemos llegado al 35% y la participación fue muy buena. Los hermanos están conmigo y tengo el apoyo de ellos para continuar.

-Conoce bien la corporación ya que desde pequeña forma parte de ella...

-Pues la verdad es que llevo toda la vida en la cofradía porque mi padre fue hermano mayor muchísimos años y fue una persona muy importante en la cofradía. A mí y a mi hermana nos transmitió lo importante que era porque siempre vivió la hermandad como una familia. Yo estoy en la junta desde el año 2005. Tras la dimisión de Vicente, Manolo Fernández se hizo cargo de la cofradía pero ante las elecciones él quería que yo me presentara y así lo hice. Él sigue como vicehermano mayor porque son muchas responsabilidades y yo me siento muy contenta porque sigo con esta tradición familiar y por la memoria de mi padre.

-Pero llega en un momento delicado...

-Es un momento complicado. Se produjeron las dimisiones en la junta, después tuvimos que dejar la casa de hermandad y buscar un local y por otro lado el cambio de sede canónica...

-¿Qué saben de la obra de la Catrense?

-La obra ya empezó en septiembre y estamos con la esperanza de volver lo antes posible aunque está estimada en 18 meses no sabemos qué pasará. En Santa Catalina tenemos un sitio donde estamos toda la parroquia juntos, como queríamos, con nuestro párroco y director espiritual. Estamos cómodos y llevamos el mismo ritmo que en la Castrense.

-Y el próximo Viernes Santo, desde Santa María...

-La verdad es que es muy positivo también porque el Nazareno nos ha abierto las puertas. Haremos historia en el barrio de Santa María y quiero agradecer a las hermanas y la junta de gobierno del Nazareno su respuesta siempre tan buena y que estén también tan ilusionados con nuestra salida desde allí.

-¿Qué proyectos más importantes e inmediatos tiene planteados?

-El proyecto de la candidatura abarca el cambio del techo del palio. La idea es formar un grupo de bordado para ir haciendo el palio poco a poco. Queremos empezar con el bordado este año y puede que saliera liso sin bordar. Con el paso del Cristo la idea es que tenga un mantenimiento del dorado. Pero lo más importante es la restauración del Cristo. Llevamos muchos años detrás de esto, estamos moviendo los papeles queremos convocar cabildo y después que el obispado decida. Está mal exteriormente, ha perdido la policromía. Hay que tener en cuenta que es del siglo XVIII y que no se ha restaurado nunca.

-¿Ya han cerrado el tema de la banda?

-Polillas llevaba 26 años pero necesitamos otra cosa, otro estilo a pesar de que íbamos muy bien con Polillas. Tenemos ya cerrado el preacuerdo con la Agrupación Musical Lágrimas de Dolores de San Fernando.

-¿Cree que ya se ha normalizado la presencia de las mujeres en los cargos de responsabilidad de las cofradías?

-Bueno, es algo que cuesta porque estamos acostumbrados a que sean los hombres los que ocupen esos puestos. Aún hay pocas mujeres que formen parte de las juntas de gobierno porque las anteriores generaciones no están acostumbradas. En realidad las mujeres siempre han estado muy involucradas en las cofradías porque cosen, bordan, son camaristas de la Virgen y son siempre las que han llevado el peso de la cofradía.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios