El ministro de Economía y Hacienda, Cristóbal Montoro.
El ministro de Economía y Hacienda, Cristóbal Montoro. - LA VOZ
PAGO A PROVEEDORES

Hacienda amenaza con intervenir en Cádiz

El Ministerio de Montoro incluye en su lista de morosos a la Diputación gaditana y a cinco ayuntamientos de la provincia

CÁDIZActualizado:

El Ministerio de Hacienda ha enviado cartas a 22 ayuntamientos advirtiéndoles de que o reducen su morosidad o procederá a intervenir sus finanzas para que los proveedores puedan cobrar a tiempo. En la provincia de Cádiz afecta a cinco ayuntamientos como son Algeciras (PP), Jerez (PSOE), Chiclana (PSOE), El Puerto de Santa María (PSOE) y Cádiz (Podemos), incluyendo a su vez a la Diputación gaditana gobernada por los socialistas.

Todas estas instituciones tardan más de 60 días en pagar, por lo que deberán enviar al Ministerio de Hacienda un plan de tesorería detallando las medidas que se llevarán a cabo para poder garantizar que el periodo de pago a los proveedores no superará los 30 días. De lo contrario, el ministerio de Cristóbal Montoro advierte de que se les retendrán los ingresos procedentes de la financiación local para abonar las facturas.

El diputado provincial de Servicios Económicos de la Diputación de Cádiz, Jesús Solís, aseguró que la institución provincial goza de «buena salud económica y con capacidad para saldar su deuda con los proveedores». Asimismo, lamentó que el Ministerio de Hacienda «meta a la Diputación en el mismo saco de ayuntamientos amenazados con la intervención de sus cuentas», ofreciendo una «información sesgada».

Problema puntual

Recordó que el pasado 15 de noviembre compareció para advertir de un «desfase puntual» en el periodo medio de pago a proveedores, que se había elevado hasta alcanzar los 143 días al cierre de octubre. El motivo, según argumentó Solís, fue la «incorporación de facturas impagadas -procedentes del anterior mandato corporativo- que acumulaban un gasto cercano al millón y medio de euros».

Según remarcó Solís, ese desfase, que invierte los índices alcanzados por la Diputación de Cádiz en el primer semestre de 2017 dentro de los márgenes de la Ley de Morosidad, «ha sido divulgado por el Ministerio de Hacienda y Función Pública en una información asociada a los ayuntamientos que están amenazados con la intervención de sus cuentas».

El diputado provincial socialista lamentó que «nos hayan metido en el mismo saco de los ayuntamientos que tardan 400 días en pagar y con una gestión económica paralizada. No es el caso, ni por asomo, de la Diputación de Cádiz. No es justo, ni leal».

Añadió que «una cosa es que se eleve un promedio, por un problema puntual y perfectamente subsanable a tenor de la capacidad económica, y otra cosa es sufrir un problema estructural como es el que se advierte en algunos ayuntamientos».

Por su parte, el portavoz del PP en Diputación, José Loaiza, advirtió de que Irene García «ha llevado a la institución provincial al colapso económico» e instó a la dirigente socialista a «poner orden en las cuentas y que salde los 14,1 millones de euros que adeuda a proveedores porque perjudica a pequeños y medianos empresarios y al empleo, a entidades de todo tipo, además de dejar el crédito de la Diputación por los suelos».

Loaiza lamentó que la Diputación sea «la única en la nómina de entidades locales apercibidas por el Ministerio de Hacienda por llevar varios meses pagando a sus proveedores por encima del plazo legal previsto» y aseguró que «Irene García ha pulverizado los peores récords a la hora de saldar deudas, dudoso honor que ostentaba hasta ahora Francisco González Cabaña».

El portavoz popular en la institución provincial exigió al equipo de Gobierno y a la presidenta que «asuma su responsabilidad».

Catorce millones sin pagar

Asimismo, advirtió de que «esta Diputación es un desastre con los números: a los socialistas le sobraron 64 millones en 2016, sólo ejecutaron el 53,1% del capítulo de inversiones y ahora, el Ministerio de Hacienda desvela que hay 14 millones de euros sin pagar y que la Diputación reincide en la morosidad».

Loaiza ironizó señalando que «el Gobierno de Irene García no es bueno ni siquiera vendiendo humo, como hacen otros gobiernos socialistas», y consideró «una verdadera lástima que Diputación se haya borrado del panorama político: hoy Diputación no cuenta y el PSOE es un problema para Cádiz».