Los pasajeros del crucero adornan sus cabinas con banderas arcoiris
Los pasajeros del crucero adornan sus cabinas con banderas arcoiris - Antonio Vázquez
TURISMO

Un crucero de lujo gay llega al puerto de Cádiz

El 'Celebrity Silhouette' recala en el muelle gaditano con 2.600 cruceristas abordo

Actualizado:

La bandera arcoiris ha llegado al muelle. Este lunes ha atracado en el puerto de Cádiz el crucero enfocado el turismo homosexual, 'Celebrity Silhouette', en el que viajan 2.600 cruceristas y cerca de un millar de tripulantes.

Los viajeros, la mayoría norteamericanos de alto nivel cultural y con un elevado poder adquisitivo, han llegado a la capital gaditana tras salir de Amsterdam (Holanda) y hacer escala en las ciudades de La Rochelle (Francia), Bilbao, A Coruña y Lisboa (Portugal). Después de Cádiz el crucero de lujo pone rumbo a las ciudades españolas de Málaga, Valencia y Barcelona, donde terminará el viaje de once días por mar.

Este buque es uno de los referentes internacionales del turismo de cruceros enfocados a un turismo gay. Durante once días se celebrarán a bordo cincuenta fiestas de diferentes temáticas.

El concepto del viaje es el entretenimiento, según explica la empresa que gestiona las actividades del crucero, Atlantis Eventos. Se trata de hacer «que todo el mundo se sienta feliz» y que haya entretenimiento todo el día, buena cocina, fiestas temáticas y espectáculos variados en los que participen los cruceristas.

Es la primera vez que este crucero enfocado al turista gay atraca en el puerto gaditano pero no es el primero de este tipo. Al menos en 2012 y 2016 hicieron escala en Cádiz dos barcos de cruceros similares, el The Cruise y el Nieuw Amsterdan, respectivamente.

El turismo LGTB (colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales) es un segmento emergente de interés turístico en Cádiz. Los dos argumentos principales son su potencial de crecimiento y el gasto medio de este perfil de turistas. Según estudios de Turismo Andaluz de 2015, estos viajeros realizan un gasto medio superior a otros públicos, situándolo en 130 euros el día, el doble de lo que gasta un crucerista o el turismo familiar en una jornada.