Oruga procesionaria en Cádiz
Oruga procesionaria en Cádiz
Altamente urticante

Alarma en Cádiz por la procesionaria, una oruga tan tóxica que puede matar a un perro

El insecto puede producir reacciones alérgicas en las personas

CáidzActualizado:

La aparición de orugas procesionarias ha hecho saltar las alarmas en Cádiz. En Parque de los Cinco Continentes y algunos pinos la zona de San Severiano puede verse al diminuto y peludo insecto recorriendo en «caravana» los troncos de los árboles.

La procesionaria, que recibe este nombre por su peculiar forma de desplazarse, puede llamar la atención de viandantes y mascotas pero es peligrosa: es altamente urticante y puede producir reacciones alérgicas fuertes en los niños. Los perros, que en ocasiones las llegan a ingerir, incluso puede morir intoxicadas.

El Ayuntamiento de Cádiz explica que se trata de un brote puntual y no de una plaga. Los técnicos municipales fumigarán este sábado a las 7 de la mañana la zona afectada y revisarán las aledañas.

Un visitante incómodo

Las orugas procesionarias no sólo se ha convertido en un problema en los numerosos bosques de pinos, sino que también suponen un riesgo entornos más urbanos para personas y animales ya que el simple contacto con esta especie puede producir dermatitis, lesiones oculares y fuertes reacciones alérgicas o urticarias.

Los pelos urticantes de la oruga liberan taumatopenia, una toxina que ocasiona una dermatitis tóxico-irritativa al individuo que entra en contacto con ella. Es un proceso muy semejante a una reacción alérgica aguda.

Los niños son los más afectados, pero también las mascotas, especialmente los perros y por ello se recomienza precaución y evitar las zonas de pinos donde suele proliferar estas orugas.