PESCA

La almadraba se enfrenta con pesimismo a la asignación de la cuota de atún rojo

La flota gaditana que Bruselas no defienda el incremento para España a pesar de la excelente recuperación de la especie y las necesidades del sector

La almadraba se enfrenta con pesimismo a la asignación de la cuota de atún rojo

El sector de la almadraba conocerá esta semana cómo queda la asignación de la cuota de atún rojo para la próxima campaña. En el peor de los casos se aprobará un incremento del 20% para todas las pesquerías que lo capturan en España y ese parece ser el escenario con el que se van a encontrar un año más. La flota gaditana afronta con pesimismo este nuevo reparto que decidirá la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT). Este órgano internacional se reúne desde hoy en Vilamoura (Portugal).

El enclave se encuentra a poco más de tres horas de la provincia lo que garantizará una amplia presencia del sector. Sin embargo, los ánimos están por los suelos después de que el año pasado ni siquiera se llevara a debate la posibilidad de abrir un poco más la mano. Este sería el tercer año consecutivo que se amplían los derechos de captura tras el plan de restricciones impuesto para conservar la especie, sin embargo no resulta suficiente. Las reducciones se impusieron en 2007 y desde entonces los empresarios vienen aguantando a base de fuertes inversiones y una notable reducción del margen de beneficios.

Ellos fueron los que dieron la voz de alarma cuando comenzaron a escasear los ejemplares y también son los que han constatado la espectacular recuperación a la que ya hacen referencia los informes de los expertos. Sin embargo, los integrantes de ICAAT continúan siendo prudentes y fieles a la estrategia para ir reponiendo los derechos de captura a cada país.

Lo que se decidirá esta semana atañe a todas las pesquerías en su conjunto. Ya en marzo será el Ministerio de Agricultura y Pesca el encargado de dar a conocer el reparto, en el que ha venido favoreciendo a otras pesquerías como la flota artesanal de Canarias. Esa es otra de las reivindicaciones de las almadrabas gaditanas que ven cómo se da entrada a buques sin que ellos hayan recuperado su cuota histórica, la que le pertenece por ley.

La situación molesta especialmente a Pedro Muñoz, gerente de la almadraba de Barbate, que exige volver a la distribución tradicional, la única que reconoce la norma. «Lo ideal sería que nos autorizaran más capturas y hubiera para todos, porque yo no estoy en contra de que nadie pesque atún rojo, pero no a costa de nuestros derechos», indica. La asignación que por ley corresponde a los pescadores canarios se reducía el año pasado a 34 toneladas y llegó a recibir autorización para capturar tres veces más gracias a la concesión del llamado ‘fondo de maniobras’, una parte extra de la cuota que el Gobierno central se reserva para repartir a su criterio.

Muñoz señala que «hay que seguir peleando por lo que es nuestro», porque en ello van no sólo los beneficios, sino los puestos de trabajo que se generan en zonas tan castigadas como Barbate.

Con pesimismo se manifestó también Marta Crespo, gerente de la Organización de Productores Pesqueros en la Mesa de la Almadraba. Ante este foro creado por la Diputación de Cádiz lamentó que la Comisión Europea mantenga el incremento del 20% para 2017 «pese a que informes científicos acreditan que se podía subir un 40%». Crespo sí valoró que la Unión Europea cambiará, ya en 2017, el actual plan de recuperación por «un plan de gestión», confirmando la positiva evolución del atún rojo. Igualmente exige al Gobierno central que se empiecen a restituir los derechos de las flotas que se han visto afectadas por las reestricciones.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios