Momento en el que la policía reduce a los detenidos. - LA VOZ
REYERTA

La Policía toma la barriada de Los Milagros en El Puerto por una reyerta entre dos clanes

Dos detenidos y varias armas intervenidas, como resultado de un importante dispositivo que necesitó de una treintena de agentes

El PuertoActualizado:

Una treintena de agentes de la Policía Nacional sitiaban en la tarde de este lunes la barriada de Los Milagros en El Puerto como medida de contención ante el riesgo de que se produjeran graves altercados entre dos clanes rivales. El importante operativo se desplegó después de que durante el día hubiera una pelea entre diferentes miembros de estas familias, una disputa que viene de lejos y que pudo terminar de manera trágica de no ser por la intervención policial.

Aunque al parecer las rencillas vienen de lejos entre estos dos clanes, ha sido este lunes cuando estos ‘asuntos pendientes’ han podido ir a más. Pasadas las tres y media de la tarde se daba aviso a la Policía de que se estaban produciendo graves incidentes en la barriada. Algunas llamadas alertaron incluso de que se habían escuchado disparos de escopeta. En el barrio, entre las calles Virgen de la Oliva y Nuestra Señora de Regla se arremolinaban los vecinos. Se oían gritos, insultos, amenazas e incluso se pudieron ver algunos amagos de agresión. La tensión iba en aumento.

Casi cuando se alcanzaban las cuatro de la tarde llegaron las fuerzas policiales. Tres radiopatrullas de Policía Nacional apoyados por dos vehículos de Policía Local. Los agentes entraron al bloque número cuatro de la calle Nuestra Señora de Regla. Allí se habían parapetado los miembros de uno de los clanes implicados en la pelea. Por las ventanas se podía ver como algunos de ellos seguían profiriendo amenazas a los que les esperaban en la calle. «¡Esos cartuchos te los vas a comer!», gritaban.

Operativo de control por la tarde en la zona.
Operativo de control por la tarde en la zona.- ANTONIO VÁZQUEZ

Pasados unos minutos, cuando todo parecía que se había tranquilizado, uno de los implicados que permanecía en el interior salió repentinamente del portal, pegó un salto sobre el techo de uno de los coches que estaban estacionados en la vía y armado con un cuchillo jamonero intentó apuñalar a otra persona que estaba fuera. Ante esta situación, los agentes actuaron con rapidez. De inmediato pudieron reducirlo tirándolo al suelo y allí mismo le esposaron quedando detenido. Fue entonces cuando la tensión de nuevo fue a más. Un hermano intentó impedir el arresto de su familiar arremetiendo también contra los agentes por lo que también fue detenido.

Uno de los detenidos saltó por encima de un coche armado con un cuchillo para intentar apuñalar a otro

En ese momento los policías se vieron rodeados por numerosas personas que les recriminaban que se los llevaran arrestados e incluso les llegaron a tirar diferentes objetos desde las ventanas. Pero, a pesar de los momentos de nerviosismo vividos, finalmente los agentes pudieron terminar la intervención sin que ninguno de ellos ni de los presentes fuera agredido. La rapidez en la actuación fue crucial.

Pero ante el cariz que había tomado la situación, horas después se decidió hacer un operativo de control y contención en la zona. Para ello fue necesario el apoyo de una treintena de agentes, entre radiopatrullas y la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de El Puerto que contó con un refuerzo de Jerez. Llegaron también zetas procedentes de Rota, además de la colaboración de algunos agentes de la Policía Local de El Puerto.

Tras una nueva inspección en la zona, policías de la UPR pudieron localizar dos palos de grandes dimensiones que utilizan habitualmente estos clanes en sus reyertas y también una daga, un martillo, además del cuchillo intervenido al detenido. Al parecer, tras lo sucedido, se sospecha que habían llegado miembros de estos clanes desde otros puntos de la provincia como desde Algeciras y La Línea. La situación finalmente fue controlada y no se produjeron nuevos incidentes.