Palacio Ducal de Gandía
Palacio Ducal de Gandía - Pilar Arcos

La familia española más poderosa de Europa en los siglos XV y XVI

La Ruta de los Borja, en la Comunidad Valenciana, recorre los lugares más representativos de la familia de los dos únicos Papas españoles

Actualizado:

La Ruta de los Borja es una experiencia turística que recorre en la Comunidad Valenciana los lugares más representativos de la familia más poderosa de Europa en los siglos XV y XVI. Creada en 2007, va a recibir en 2019 un impulso especial ya que se cumple este año el V centenario de la muerte de Lucrecia, la controvertida hija del papa Alejandro VI.

Entre las localidades que componen esta ruta se encuentran Gandía, Játiva, Canals, Simat y Valencia.

Los Borja fueron una familia aragonesa de origen campesino que llegó a Valencia en el s. XIII durante la repoblación posterior a la expulsión de los musulmanes. Empoderada, de allí pasó a Italia y adaptó su apellido al de Borgia.

Gandía es sinónimo de turismo y de playa y alberga alguno los lugares más emblemáticos de esta familia. Podemos empezar por la plaza de la antigua Universidad, fundada en el s. XVI por el que llegara a ser San Francisco de Borja. Aquí, en 1998 se colocaron 5 estatuas de bronce que representan a los papas Alejandro VI y Calixto III, Lucrecia de Borja, César de Borja y el propio santo.

Monasterio de San Jerónimo de Cotalba, en Gandía
Monasterio de San Jerónimo de Cotalba, en Gandía - Pilar Arcos

El Palacio Ducal es uno de los edificios más importantes en la historia de Valencia en el que se acumulan diversos estilos arquitectónicos desde el s. XIV al XIX. Aquí nació Francisco de Borja como duque de Gandía, quien tras ver morir en Toledo a la esposa de Carlos I, Isabel de Portugal, de quien se dice que estaba enamorado, juró no volver a servir a quien se pueda morir. Mención especial merece la Galería Dorada, obra maestra del barroco civil, compuesto por cinco salas continuas profusamente decoradas en oro en conmemoración de la santificación de Francisco.

A 8 km, en Alfauir, está el monasterio de San Jerónimo de Cotalba, con más de 600 años de historia, una de las construcciones monásticas más notables y mejor conservadas de la Comunidad Valenciana por cuyos claustros se pasearon algunos de los Borja.

Castillo de Játiva
Castillo de Játiva - Pilar Arcos

Hacia el interior está Játiva, cuyo casco histórico fue declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1982. En la calle Montcada ya encontramos algunos palacios vinculados a los Borja. En la plaza de Alejandro VI está la casa en la que nació el futuro papa. También en Játiva nació Calixto III.

En la Colegiata (La Seu) se levantan las esculturas en bronce de los dos papas valencianos, y en el Museo Colegial hay varias piezas relacionadas con la familia. En el Museo de Bellas Artes se conservan algunas partes de la ya desaparecida Capilla de los Borja, construida sobre la que fuera mezquita mayor. Como curiosidad, cabe citar un retrato de Felipe V colgado boca abajo, «pena» a la que lo condenaron a mediados del s. XIX por haber sido el monarca que ordenó el incendio de Játiva en 1707.

No podemos abandonar la ciudad sin subir a su castillo, de origen ibérico y romano, aunque la mayoría de lo que vemos hoy data del periodo islámico. La situación estratégica de Játiva, entrada natural desde el Reino de Castilla al de Valencia, fue el motivo de la importancia de esta fortaleza. En lo que se refiere a la familia que nos ocupa, Diego de Borja, hermanastro de Francisco, fue ajusticiado en su patio en 1552 por la muerte de un hijo bastardo del duque de Segorbe.

Una familia singular

Estatua de Lucrecia de Borja, en Gandía- Pilar Arcos

En un tiempo turbulento, la poderosa familia de los Borja logró ceñir la tiara papal a tres de sus miembros, dos de ellos españoles: Alfonso de Borja (Calixto III, 1456-1458), y su sobrino Rodrigo de Borja (Alejandro VI, 1492-1503). Otro Borja, Francisco, fue canonizado en 1671. Sobre Lucrecia de Borja, hija de Rodrigo antes de convertirse en papa, pesa todo tipo acusaciones maquiavélicas (asesinatos, incesto, ninfomanía...) lo que llevó a escritores como Víctor Hugo o Alejandro Dumas a que protagonizara alguna de sus obras.