En la actualidad la multa por aparcar en una plaza reservada sin la autorización debida, es de 200 euros
En la actualidad la multa por aparcar en una plaza reservada sin la autorización debida, es de 200 euros - A.F.
Sociedad

Utrera empleará el dinero de las multas de aparcamiento en mejorar la accesibilidad

El Ayuntamiento utilizará la cuantía de las sanciones impuestas por aparcar en plazas para personas con discapacidad

UtreraActualizado:

En el casco urbano de Utrera existen 120 plazas de aparcamiento reservadas a personas con movilidad reducida, que en muchas ocasiones tienen que lidiar con la nula solidaridad de algunos conductores, que aparcan en estos lugares reservados, sin ser conscientes en la mayoría de las ocasiones del perjuicio que ocasionan con esta falta de sensibilidad.

Con el objetivo de que sirva al mismo tiempo como campaña de concienciación para que los hábitos de los ciudadanos cambien en este sentido, el Ayuntamiento de Utrera ha aprobado una original y novedosa moción que llega para tratar de aportar algo de luz en este asunto. Así, a partir de ahora, la cuantía económica de las multas que se impongan a conductores que no respetan estas plazas, va a estar destinada a ayudar a las asociaciones que aglutinan en la localidad a las personas con discapacidad y a mejorar las condiciones de accesibilidad de Utrera, tratando de acabar con las temidas barreras arquitectónicas.

Este paso hacia delante ha sido posible gracias a una moción presentada por el Partido Popular en el pleno municipal del Ayuntamiento de Utrera, que contó con el respaldo del resto de las fuerzas políticas con representación en el Consistorio utrerano. En el texto que defendieron los populares se pedía al Ayuntamiento de Utrera que ponga en marcha la creación de una partida presupuestaria donde se refleje cuanto se recauda a lo largo del año gracias a las multas que se imponen a los conductores que aparcan en las plazas de aparcamiento para personas con movilidad reducida sin estar en posesión de la tarjeta acreditativa.

La cuantía de las multas servirá para ayudar a asociaciones de personas con discapacidad

Una vez que se sepa concretamente la cantidad de la que se dispone, ese dinero se utilizará en hacer la ciudad más accesible, en campañas de concienciación sobre el asunto o en ayudas a las diferentes asociaciones que en Utrera se dedican al asesoramiento y ayuda de las personas con discapacidad, que tengan entre sus socios a conductores que posean tarjetas que les permitan aparcar en dichas plazas.

Otras de las medidas que plantea esta moción impulsada por el Partido Popular es que en las propias señales que indican que sólo pueden aparcar personas con movilidad reducida, se refleje el importe de la sanción por aparcar sin autorización y que ese importe de la hipotética multa se va a usar para mejorar la accesibilidad en la ciudad.

Accesibilidad

Fernando Torres es el portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento de Utrera, quien explicó en el pleno que «estas plazas no son un capricho, sino una necesidad. Para aparcar en ellas se tiene que tener una autorización específica y suelen estar situadas, además, en lugares accesibles y adaptados, por ejemplo, con los bordillos de las aceras rebajados». Torres apuntó que «cuando son ocupadas por vehículos sin tarjeta de estacionamiento autorizada no sólo se está incumpliendo la normativa, sino que además se está dificultando la posibilidad de aparcar para estas personas cuya movilidad ya es difícil de por sí».

Habitualmente todas las ciudades se convierten en lugares llenos de trampas en forma de barreras arquitectónicas para las personas con discapacidad. Señales de tráfico que no se encuentran en el mejor lugar, bordillos que no se rebajan, papeleras que no dejan sitio en una esquina, y decenas de elementos propios del mobiliario urbano que dificultan el día a día de las personas con movilidad reducida. Pero a estas barreras arquitectónicas hay que sumarles en demasiadas ocasiones las que podemos denominar como «barreras mentales», que las creamos los propios ciudadanos estacionando nuestros vehículos en lugares que no están indicados para ello.