El utrerano Diego Panal ha buscado en Centroamérica los mejores granos de café del mundo
El utrerano Diego Panal ha buscado en Centroamérica los mejores granos de café del mundo - A.F.
Economía

Una escuela en Utrera para aprender a servir los mejores cafés del mundo

El empresario utrerano Diego Panal ha recorrido Centroamérica en busca de los granos de café más valorados en la hostelería

UtreraActualizado:

Solo, con leche, cortado, descafeinado, manchado o expreso, son sólo algunas de los interminables formatos en los que es posible disfrutar de uno de esos productos que une culturas, civilizaciones y en definitiva a las personas: el café. Todos aquellos utreranos y habitantes de localidades cercanas disponen a partir de ahora de la posibilidad de adentrarse de una manera más profunda en el apasionante mundo del café, ya que ha comenzado a dar sus primeros pasos la primera escuela de hostelería exclusivamente dirigida a los baristas, es decir un vehículo de formación para aquellos profesionales que quieren conocer las claves para servir un buen café.

Se trata de una formación clave, porque ya podemos disponer de la mejor materia prima del mundo, que si la persona que se pone al frente de una máquina de café, no tiene los conocimientos adecuados, el resultado final no va a ser el más satisfactorio. Así, ha sido el conocido empresario utrerano Diego Panal -quien fundó en el año 1988 la empresa local Cafés Macaibo- quien acaba de presentar en la localidad la puesta en marcha de esta original escuela, en un acto en el que contó con la compañía del alcalde de Utrera, José María Villalobos.

Según el impulsor de la iniciativa, los alumnos que formen parte de esta escuela, van a recibir sesiones «sobre cafetales, aprenderán a preparar un buen café, una buen molienda, y a saber distinguir el producto que están ofreciendo, sus características, y cómo debe tomarse el café el cliente. De esta forma, queremos que sean capaces de ofrecer lo mejor a los consumidores».

Diego Panal ha viajado a Honduras, Guatemala y El Salvador en busca del mejor café

El empresario utrerano, quien desde hace décadas ha colaborado de manera activa con causas solidarias en la localidad y ha apoyado numerosas iniciativas culturales y deportivas, acaba de aterrizar precisamente de un apasionante viaje por tierras centroamericanas, donde ha realizado una exhaustiva búsqueda de los mejores granos del mundo, que pronto se convertirán en la materia prima con la que puedan aprender a servir el café los alumnos de la citada empresa. Diego, ha visitado explotaciones cafeteras de países como Honduras, Guatemala y El Salvador, en una aventura que él mismo califica como «fantástica, ya que todas las familias con las que hemos tenido la oportunidad de entrar en contacto nos han tratado con una gran familiaridad y hospitalidad, incluso nos llegaron a recibir con una fiesta de mariachis».

Con el objetivo de que los utreranos puedan disfrutar de los mejores granos de café del mundo y servidos de la manera más profesional posible, Panal ha puesto en marcha esta escuela que ofrecerá clases especializadas en cursos con grupo reducidos y en sesiones de seis horas. El objetivo es que todos aquellos profesionales de la hostelería que quieran convertirse en baristas tengan la posibilidad de hacerlo en Utrera sin necesidad de desplazarse a otras localidades, conociendo de manera pormenorizada las propiedades fundamentales del café, las diferentes formas de prepararlo que existen, así como avanzar en el apartado de la presentación, un detalle que en un mundo tan visual como el que habitamos, se ha tornado en un aspecto fundamental. Como explica Diego Panal, «queremos convertir a los camareros en baristas, en profesionales del café, que sepan ajustar la molienda, mantener limpio el equipo, controlar la caída del café y saber extraer en la taza todo el sabor, aroma y propiedades que debe de tener un buen café».

Formación

José María Villalobos, quien quiso apoyar esta iniciativa surgida en el seno de una emblemática empresa utrerana, agradeció a Panal «todas las veces que ha estado a disposición de Utrera, colaborando con el Ayuntamiento y con otras entidades», felicitándolo por este proyecto que está viendo la luz, asegurando que «la formación es muy necesaria para que los utreranos puedan aspirar a mejores horizontes laborales».

Históricamente Utrera es tierra de buenos pasteles -con el mostachón a la cabeza como producto emblemático-, repostería que a partir de ahora podrá ser acompañada por deliciosas variedades de cafés, servidos por profesionales que puedan dominar a la perfección el arte de servir una buena taza de café.