Un momento de la «quema» del muñeco que representa a Carles Puigdemont - C. G.
Sierra Sur

Coripe amaneció 24 horas después de la «quema» de Puigdemont bajo insultos y amenazas telefónicos

Negocios y particulares reciben llamadas 24 horas después de la fiesta en la que se tiroteó a un muñeco que representaba al expresidente de la Generalitat

Coripe Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Coripe amaneció el lunes, día festivo en la localidad, con una actividad inusual. Negocios y particulares no pararon de recibir amenazas e insultos por teléfono o por cuentas privadas en redes sociales. Este era el tema de conversación en la única plaza del pueblo.

La polémica se inició después de publicar el vídeo de la última Quema de Judas con la representación de un muñeco con la figura del expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.

Las llamadas al Ayuntamiento de Coripe se sucedieron durante todo el día. Había algunos que incluso pedían el teléfono del alcalde, Antonio Pérez, que volvió a insistir en que «la gente no entiende que esto no deja de ser un teatro y le están dando tintes políticos, es una parodia, una sátira como tantas que hay en las tradiciones españolas, como por ejemplo las Fallas».

Juan es el propietario del bar Pastor y eran las 8.30 horas cuando recibió la primera llamada. El mismo domingo tuvieron que descolgar el teléfono. El que llamó dijo que «Coripe es la vergüenza del país». En ese momento estaba en la puerta del establecimiento una pareja de la Guardia Civil, el camarero dejó el teléfono a un cliente y llamó a los agentes para que oyeran los insultos, pero colgaron.

El bar no paró ayer de recibir llamadas desde cabinas de teléfonos, con mensajes como: «Hola, soy Quim Torra, visca la República». A veces insultaban, otras se quedaban callados, otras lanzaban consignas independentistas. Una de las últimas llamadas recibidas fue de apoyo y Ana Pastor, hija del propietario, atendió esta llamada.

Una señora se identificó como representante de un grupo de limpiadoras de Barcelona apoyando al pueblo y su fiesta: «Os deseamos lo mejor, no tenéis que justificaos, parece que habéis cometido algo ilícito y aquí queman las banderas, rompen coches, nos amenazan, nos insultan y nadie quiere ver cómo vivimos».

Coripe amaneció el pasado lunes entre insultos y amenazas por teléfono
Coripe amaneció el pasado lunes entre insultos y amenazas por teléfono

Pero no fue el único establecimiento que recibió estas llamadas. Andrés Jiménez Ordóñez es uno de los dos concejales de IU de Coripe, tiene una casa rural que alquila a turistas y, además de ser insultado, le llegaron a preguntar si en el «pueblo hay bibliotecas. Hay comentarios denigrantes, críticas destructivas ante lo que poco podemos hacer». Los responsables municipales desconocen a quién representará el muñeco «ni siquiera minutos antes, ni lo queremos saber no tenemos ningún ánimo de interferir».

Una portavoz de las familias organizadora, Chari, dice estar «alucinada» por el revuelo montado después de la Quema de Judas. «Es un muñeco que antes no llegaba a ninguna parte, hoy con tanta tecnología pasa esto».

Para ella es «un muñeco caracterizado» y nada más. Aclaró que el año pasado estuvieron a punto de elegir a Puigdemont como Judas, pero hubo otra noticia de actualidad que fue mejor valorada como opción para hacer el muñeco. Sólo se encargan cuatro o cinco familias, «no participan ni los niños».

La madre de uno de los niños de Coripe que lo organizó cuando su primer hijo tenía 13 años comentó que han pasado todo tipo de personajes Pinochet, Felipe González. Aznar, Urdangarín o Tejero.

Antonia Carrasco, de 93 años, conoce esta tradición desde siempre. Recuerda una anécdota: «Cuando quemaron a Tejero, hubo que quitarle el uniforme militar porque vino la Guardia Civil a decirlo».