La cementera opera en Alcalá desde hace cinco décadas/ABC
La cementera opera en Alcalá desde hace cinco décadas/ABC
Economía

La fábrica de cementos cifra en 24 millones su aportación a la economía local

Da empleo a 200 personas y es industria tractora para más de 20 empresas de la zona

Alcalá de GuadaíraActualizado:

La fábrica de Cementos Portland Valderrivas en Alcalá ha hecho balance de su aportación económica al entorno en el que se ubica y cifra su aportación a la economía local en 24 millones de euros a lo largo de 2017. Requiere bienes y servicios de más de 20 empresas de la zona.

Según explican, esta cifra es la suma de la contratación de servicios, pago de impuestos y salarios, entre otros conceptos. La fábrica emplea a unos 200 trabajadores de manera directa, además del empleo indirecto. La compañía opera en la localidad sevillana desde hace cinco décadas, y según afirman «realiza una inversión constante en la modernización de sus instalaciones productivas, con el objetivo de incrementar su productividad y cumplir con las exigencias medioambientales que marca la legislación».

La empresa cita también en su relación con el entorno diversas iniciativas de Responsabilidad Social Corporativa «encaminadas a lograr mayores beneficios sociales para los vecinos de Alcalá de Guadaíra». Entre ellas figura el Concurso de Pintura para Escolares y el Programa de Visitas, que en 2017 acogió a un total de 850 personas, entre ellos diversos grupos de estudiantes de ciclos formativos de institutos de la provincia de Sevilla.

Por otra parte, la compañía «también ejerce su compromiso social a través de la implantación de sistemas de gestión de calidad, medio ambiente y prevención de riesgos laborales, así como su apuesta por la sostenibilidad, tanto en la reducción de emisiones como en su potencial a la hora de aprovechar residuos no reciclables».

La empresa tiene un proyecto para emplear residuos como parte del combustible necesario para su funcionamiento. Este planteamiento ha provocado un movimiento social de rechazo a la iniciativa y la modificación específica por parte del Ayuntamiento de la normativa urbanística de la localidad para evitar el proyecto. Los detractores del proyecto lo rechazan por considerar que supondría una fuente de comunicación, mientras que la empresa afirma que los residuos que quiere emplear no son contaminantes y que supondrán una reducción de las emisiones, en la línea de lo que ya hacen cada vez más plantas cementeras en España y Europa.

La fábrica de Alcalá pertenece al Grupo Cementos Portland Valderrivas, multinacional líder en la producción de cemento, hormigón, áridos y mortero. Esta planta cuenta con una capacidad actual de producción de cemento de en torno a los 2 millones de toneladas anuales.