El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini
El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini - EFE

Salvini anuncia un censo de gitanos aunque «desgraciadamente nos los tengamos que quedar»

La oposición del Partido Democrático ha respondido de inmediato a estas declaraciones, que ha calificado de «escalofriantes»

Actualizado:

No se ha apagado la polémica del caso Aquarius, cuando el vicepresidente del gobierno y ministro del Interior, Matteo Salvini, líder de la Liga Norte, desencadena una nueva tormenta política: «Haremos un censo de los gitanos, los que son italianos desgraciadamente los debemos tener, a los irregulares los expulsaremos», dijo Salvini al canal «TeleLombardia». «En el ministerio he pedido que me preparen un dossier sobre la cuestión de los gitanos en Italia, porque es el caos», dijo Salvini, subrayando que es necesario «un reconocimiento sobre los gitanos para saber quiénes, cómo y cuántos son», es decir, «rehaciendo lo que fue definido el censo –añadió el ministro- hagamos una oficina de registro». La propuesta del secretario de la Liga, de extrema derecha, ha suscitado una gran polémica y la indignación de las asociaciones de gitanos: «El censo étnico –comentan- está prohibido por ley en Italia».

Evocación de las leyes de Mussolini

En el pasado, Matteo Salvini prometió eliminar los campamentos donde viven gitanos. Acompañado por la fuerza pública visitó algunos, suscitado polémica porque su presencia fue considerada como una provocación. El líder liguista hizo de la excavadora (ruspa) un símbolo que llegó a plasmar en algunas de sus camisetas, prometiendo recientemente que tenía lista «una excavadora para los gitanos». Sus modos autoritarios han motivado que en algunas viñetas sea identificado con el dictador Benito Mussolini. Así se ha hecho ahora al conocer su iniciativa sobre los gitanos, evocando algunos políticos las leyes raciales de Mussolini contra los judíos. «El censo por raza ya lo tuvimos. Las personas se pueden dividir por sus conductas, comportamiento y por su elección, pero no por su nacimiento. No acabó bien hace 80 años, no se repita», ha declarado Emanuele Fiano, diputado del Partido Democrático. «Del censo al campo de concentración el paso es breve», añadió la diputada Chiara Gribaudo. La líder sindical Susanna Camusso condenó así la iniciativa de Salvini: «La barbarie siempre se inició con un censo, quizás por su seguridad. Qué horror, qué asco». Duro también el comentario del exprimer ministro Paolo Gentiloni: «Ayer los inmigrantes, hoy los gitanos, mañana las pistolas para todos».

El líder ultraderechista se siente eufórico al comprobar que el viento de las encuestas sopla a favor de su línea dura. La última encuesta constituye una bomba política: La Liga, según el instituto SWG, es ya el primer partido, con 29,2% en intención de voto, por encima del Movimiento 5 Estrellas (29%).