Un grupo de inmigrentes del Aquarius
Un grupo de inmigrentes del Aquarius - EFE

El 56% de los franceses no quiere al Aquarius en su país

El sondeo prueba la división muy profunda de la sociedad gala ante la inmigración

CORRESPONSAL EN PARÍSActualizado:

Un 56 por ciento de los franceses estiman que Emmanuel Macron «ha hecho bien», negándose a recibir en un puerto francés al Aquarius, acogido por el gobierno español.

Según un sondeo realizado por «OpinionWay» para la cadena de «Public Sénat» (televisión oficial del Senado francés), el matutino financiero «Les Échos» y la cadena «Radio Classique», un 42 por ciento hubiesen preferido que Francia acogiese al navío humanitario.

Esa relación 56 hostiles y 42 favorables quizá refleje con bastante precisión la división muy profunda de la sociedad francesa ante la inmigración: se acepta el principio tradicional del derecho de asilo; pero se rechaza de manera creciente la inmigración de carácter económico, percibida con inquietud.

El sondeo realizado por «Public Sénat», cadena pública, tiene algo de «advertencia»: la opinión pública parece hostil a la recepción de barcos de inmigrantes que desearan encontrar refugio y ayuda en un puerto francés.

Un equipo especializado de la Oficina francesa de protección de refugiados y apátridas (OFPRA) viajará próximamente a Valencia con el fin de estudiar caso por caso las posibles demandas de asilo que Francia podría aceptar o rechazar.

Francia estudiará individualmente todas las demandas que pudieran presentarse. Pero no tomará ninguna decisión antes de conocer con precisión el motivo de las peticiones de asilo.

El presidente Macron insistió la semana en este punto central: «Sí al respeto de la tradición humanitaria, no a la inmigración económica indiscriminada». Advertencia apenas velada. El presidente francés desea encontrar una «solución europea» al problema de fondo, negándose a recibir una inmigración económica no deseada.