Pedro Sánchez, en segunda fila, junto al resto de líderes del G20
Pedro Sánchez, en segunda fila, junto al resto de líderes del G20 - REUTERS/Kevin Lamarque

El G-20 refrenda el librecomercio mundial pero admite que necesita «reformas»

España consigue que incluya el reto migratorio como fenómeno global en su declaración final

BUENOS AIRESActualizado:

Mauricio Macri puede darse por satisfecho. La cumbre de presidentes del G-20 no solo se desarrolló sin incidentes sino que echó el cierre con una resolución donde la palabra «proteccionismo» no aparece por ningún lado. Dicho de otro modo, los miembros de la cumbre de los países más ricos y poderosos del planeta, prefirieron elegir la expresión «libre mercado», verdadero caballo de batalla de este foro. Hubo consenso para reconocer «problemas» con el comercio mundial y abordar la necesidad de reformar la OMC. La resistencia, sin portazo, de Donald Trump quedó plasmada, como estaba previsto, en su rechazo explícito en el documento a asumir los acuerdos del cambio climático de París.

La decida voluntad de Trump de dar un espaldarazo al gobierno argentino quedó de manifiesto con las formas conciliadoras del presidente estadounidense y con su apoyo a las principales cuestiones de fondo de un documento cuya existencia, los más pesimistas, llegaron a poner en duda. Trump podía haberlo «vetado» y echar por tierra los esfuerzos de, por ahora, su mejor aliado continental pero se esforzó en hacer, exactamente, todo lo contrario. Pesó más su estima personal que el recuerdo del respaldo del Gobierno de Macri a la candidatura de Hillary Clinton.

Con la satisfacción de empezar y terminar el foro sin desmanes ni actos de violencia que caracterizaron anteriores ediciones, Macri celebró un éxito que podría tener continuidad horas después de la clausura del G-20. Al margen de la Cumbre, Trump y Xi Jinpin prolongaron su estancia en la capital argentina para mantener una reunión/cena en busca de acerca posiciones. Del encuentro no se descartaba que la guerra comercial, entre China y Estados Unidos, entrase en algo parecido a una tregua de mínimos.

Trump se desmarca del cambio climático

Sin incidentes de relevancia, el comunicado de consenso destaca la posición conjunta de trabajar para lograr un desarrollo justo y sostenible en una agenda inclusiva, centrada en la gente y con visión de futuro. Los ejes sobre los que giró el acuerdo fueron el multilateralismo con crecimiento para todos, una agenda de trabajo digna e igualitaria donde la brecha salarial entre mujeres y hombres se diluya, la necesidad de abordar reformas educativas acorde a estos tiempos de revolución digital y los mencionados desafíos del cambio climático, cuyos efectos en la tierra Trump no cree y desprecia.

El documento advierte: «Renovamos nuestro compromiso de trabajar juntos para mejorar un orden internacional basado en reglas que sea capaz de responder efectivamente a un mundo que cambia velozmente». En otro párrafo añade, «seguimos comprometidos a construir un futuro de trabajo inclusivo, justo y sustentable, promoviendo trabajo decente, entrenamieno vocacional y desarrollo de habilidades». En esta linea, observa la necesidad del «reentrenamiento de trabajadores mejorando las condiciones laborales de todo tipo de empleo» y menciona los empleos de las «plataformas digitales, con foco en la promoción del trabajo formal» para «el fortalecimiento de los sistemas de protección social».

La educación recibe consideración de «derecho humano» con «aprendizaje desde la infancia y perspectiva para toda la vida». Buena parte de los puntos que afectan esta materia tenían la mirada puesta en la digitalización del mundo.

«Estamos cambiando la historia»

Las pequeñas y medianas empresas también fueron objeto de consideración de los lideres del G20 así como la lucha contra el hambre (Argentina ronda el 27 por ciento de pobreza). En esa línea o dispuestos a librar ese combate el G20 considera determinante, «buscar nuevas dinámicas, prácticas y tecnológicas para desarrollar las áreas rurales y la agricultura sostenible con el fin de promover la coordinación entre sector público y privado con la colaboración de la comunidad científica». La cuestión de «género es crucial para el crecimiento económico y desarrollo justo y sostenible», insiste el documento.

El presidente de Argentina, con visión regional, destacó: «Estamos contentos de haber hecho una tarea muy importante para el país y la región. Estamos cambiando la historia y esto demuestra que hay un futuro para nosotros si nos comprometemos». El descuartizamiento del periodista Jamal Khashoggi en el consulado de Arabia Saudí en Turquí, fue abordado por Erdogan y Mauricio Macri. «Los dos coincidimos -dijo el presidente de Argentina- en que en los organismos pertinentes» se debe «seguir reclamando que se llegue a la verdad». No hubo una condena conjunta del G20 contra el príncipe Mohamed bin Salman, presente en la cumbre.

Macri celebró el respaldo del G20 y confió en que la buena racha de estos dos últimos días se extienda en «la reunión con Rusia (por ayer) y mañana con China». Xi Jiping permanecerán más tiempo en Argentina en visita de Estado. Macri espera que el balance de inversiones entre ambos países se modifique con anuncios nuevos favorables al país.