La pizzería Zizzi es el escenario en el que se cree que envenenaron al espía ruso Sergei Skripal
La pizzería Zizzi es el escenario en el que se cree que envenenaron al espía ruso Sergei Skripal - REUTERS

Detectan en una pizzería el agente nervioso que casi mata al espía ruso

El ministro de Finanzas británico y antiguo ministro de Exteriores, Philip Hammond, ha calificado de «muy grave» el suceso en torno a la muerte del ex espía ruso, Sergei Skripal, y promete que se actuará «en consecuencia»

LONDRESActualizado:

La policía ha detectado trazas del agente nervioso que envenenó al exespía ruso Sergei Skripal y su hija, Yulia, en el restaurante de Salisbury (sur de Inglaterra) donde ambos comieron el pasado domingo, antes de ser encontrados inconscientes, según ha revelado la cadena BBC.

La sustancia fue detectada por los investigadores forenses en la pizzería Zizzi, uno de los escenarios en los que se centra la investigación para tratar de determinar quién está detrás del envenenamiento de Skripal y su hija, que siguen hospitalizados en estado crítico. Según el canal público británico, no hay indicios de que ninguno de los clientes que comieron en ese establecimiento el pasado domingo fueran intoxicados por el agente químico.

La pizzería está precintada por las fuerzas de seguridad, así como la casa de Skripal, un pub cercano donde también estuvo el espía el pasado domingo y el cementerio de la localidad inglesa, donde se encuentran los restos de su esposa, fallecida en 2012, y un memorial dedicado a su hijo, incinerado el año pasado.

El Ejército británico mantuvo hoy por tercer día consecutivo a efectivos sobre el terreno para colaborar con la investigación policial, en la que participan más de 250 agentes de unidades antiterroristas de diversas regiones del Reino Unido.

Rusia ha negado cualquier relación con el suceso, si bien el ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, ha dicho que Londres responderá si se descubre que Moscú ha estado implicado en el envenenamiento.

La embajada rusa en Londres ha publicado por su parte un mensaje en Twitter en el que establece un vínculo entre el envenenamiento de Skripal y el asesinato en 2006 en el Reino Unido del exoficial del servicio secreto ruso Aleksandr Litvinenko, así como la muerte de otros exiliados rusos.

«¡Vaya coincidencia! Tanto Litvinenko como Skripal trabajaban para el MI6», dice ese tuit, que asegura que el oligarca ruso Boris Berezovsky y el empresario Alexander Perepilichny «han sido relacionados con los servicios especiales del Reino Unido».

Berezovsky, exiliado en Inglaterra, fue hallado ahorcado en 2013, mientras que Perepilichny sufrió un colapso cuando hacía ejercicio cerca de su casa, en el condado inglés de Surrey, en 2012.

Nuevas reacciones desde Londres

El ministro de Finanzas británico y antiguo ministro de Exteriores, Philip Hammond, ha prometido este domingo que su país actuará «en consecuencia» si se demuestra que un estado extranjero envenenó al ex espía ruso. «De nosotros no se ríe nadie y los vastos recursos que estamos destinando a la investigación son prueba de ello», ha declarado Hammond.

Fuentes implicadas en la investigación llegaron incluso a señalar al presidente de Rusia, Vladimir Putin, como responsable último de esta operación. «Esto es una investigación policial, y vamos a ver a dónde nos llevan las pruebas. Pero si se confirma que hay un estado extranjero detrás de ésto, va a ser algo muy grave, y vamos a responder en consecuencia», ha añadido en declaraciones al programa de Andrew Marr para la BBC y sin mencionar directamente a Rusia como responsable.

La ministra del Interior británica, Amber Rudd, ha visitado este viernes el lugar en el que se registró el incidente con el ex espía ruso y su hija el 4 de marzo. Rudd ha estado en la tienda de campaña levantada en torno al banco en el que aparecieron las dos personas inconscientes.

Rusia: las amenazas de Reino Unido son «propaganda»

Desde Adís Abeba, donde ha visitado la sede de la Unión Africana, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, ha asegurado que las amenazas de represalias por el incidente del agente doble que ha lanzado Reino Unido son propaganda y no son serias.

En declaraciones a la prensa, el jefe de la diplomacia rusa ha dicho que su país no ha recibido ni una sola prueba sobre lo que les sucedió a Skripal y a su hija en Salisbury. «Lo que vemos solo son noticias de medios que dicen que si ha sido Rusia, entonces la respuesta que va a haber la va a recordar siempre Rusia. Eso no es serio. Es simple y llanamente propaganda para intentar elevar la tensión», ha aseverado.

«Si alguien quiere que nos comprometamos con una investigación, sea sobre el envenenamiento de un individuo en Reino Unido o sobre los rumores de la supuesta interferencia en la campaña electoral de Estados Unidos, si realmente se necesita nuestra ayuda, entonces estaremos dispuestos a contemplar esta posibilidad si tenemos los datos necesarios y los hechos», ha explicado Lavrov. «Para tener una conversación seria, se tienen que usar los canales oficiales», ha concluido.