Un exespía ruso, en estado crítico por una sustancia desconocida en el Reino Unido

El excoronel Sergei Skripal estaba condenado por «alta traición» después de pasar información sobre identidades de espías de Rusia al MI6 británico

Corresponsal en LondresActualizado:

Un exespía ruso se encuentra en estado crítico tras haber estado expuesto a una sustancia desconocida en un centro comercial de la localidad inglesa de Wiltshire. Se trata de Sergei Skripal, de 66 años, un exagente de la inteligencia rusa que recibió refugio en el Reino Unido después de un «intercambio de espías» entre Estados Unidos y Rusia en año 2010.

El excoronel estaba condenado por «alta traición en forma de espionaje» por pasar información, a cambio de unos 100.000 dólares, sobre identidades de espías rusos al MI6 británico. Tras cooperar y declararse culpable fue liberado junto a otros tres presos que cumplían la pena en Moscú a cambio de 10 agentes de la inteligencia rusa que habían sido arrestados por el FBI.

Varias agencias de inteligencia británicas no descartan ningún escenario, aunque la sustancia no ha sido aún identificada. Según el Daily Telegraph se trataría de un narcótico sintético opioide muy potente llamado fentanilo.

Skripal no es el único hospitalizado por este suceso. Junto a él se encontraba una mujer de 33 años que también habría entrado en contacto con este componente. Ambos fueron encontrados inconscientes en un banco del centro comercial el domingo por la tarde.

En cuidados intensivos

La Policía local declaró este lunes por la tarde en una rueda de prensa que «los dos se encuentran en estado crítico y en cuidados intensivos. Al encontrarnos aún en las primeras etapas de la investigación, no podemos asegurar si ha tenido lugar un crimen».

Tanto el hospital como el centro comercial fueron acordonados por la Policía para descontaminar la zona. Los oficiales de Policía ya han anunciado que no hay peligro alguno para el público en general.

Un caso similar fue el del exespía ruso Alexander Litvinenko, envenenado en 2006 tras beber una taza de té que contenía polonio radioactivo en el hotel Millenium de Londres. Litvinenko murió después de permanecer hospitalizado durante 23 días. La investigación británica señaló como culpables a dos miembros de los servicios de inteligencia rusos, incluso se apuntó que el mismo Vladimir Putin dio la orden.