Diego Matamoros y Estela Grand
Diego Matamoros y Estela Grand - Instagram

Todos los detalles sobre la boda de Diego Matamoros y Estela Grand

Algunos enfrentamientos familiares provocaron que lo que debería de ser a priori un motivo de felicidad y celebración terminó por convertirse en una auténtica pesadilla para los novios

MadridActualizado:

Por fin llegó el gran día para Diego Matamoros y Estela Grand. El enlace se celebró ayer en la Finca Prados Moros, ubicada en la localidad madrileña de Guadarram.

Una boda que en su día trajo muchos dolores de cabeza a su famila pues la relación de Diego con su padre, Kiko Matamoros, no es nada buena desde hace tiempo. A pesar de que en su día el colaborador aseguró que no asistiría, gracias a las súplicas que le ha hecho y la presión por parte de su familia, especialmente por Mar Flores, tía de Diego Matamoros, quien aseguró que todo «padre debería ir a la boda de su hijo», parece que finalmente el patriarca cambió de opinión y decidió acudir al enlace de su primogénito.

Sin embargo, esta pelea entre padre y tía viene de lejos, y los dos artistas no están dispuestos a coincidir en un mismo espacio. Mar Flores decidió declinar su invitación para que Kiko asistiese, según ha informado ayer por la tarde el reportero de «Sálvame» Kike Calleja, quien se trasladó hasta la finca para contar todos los detalles. A pesar de las buenas intenciones de Mar Flores, el colaborador de Telecinco ha declarado a su llegada: «esta tiene más cara que espalda, no viene aquí porque no tiene un millonario invitado que pescar esta noche», dejando claro que la ausencia de la tía de su hijo no era el motivo por el que había decidido acudir.

Este y otros enfrentamientos familiares provocaron que lo que debería de ser a priori un motivo de felicidad y celebración terminó por convertirse en una auténtica pesadilla para los novios. Sin embargo, una boda siempre calma las aguas y ayer toda la familia Matamoros disfrutó del enlace en aparente paz y armonía.

Tanto es así que hasta el colaborador se ha emocionado a la llegada de los novios y ha reconocido que se alegra de estar presente en un día tan importante para Diego: «al final ha pesado más el medir los daños que podría hacer, incluso a mí. Me podía arrepentir toda la vida». Sin embargo, no cree que esto sirva para que haya un acercamiento: «No creo que esto sea un punto de inflexión».

Por otra parte, no hay que olvidar la intensa enemistad entre Diego y Makoke, la pareja de Kiko, que no fue invitada a la ceremonia: «Makoke ha entendido que venga, es súper respetuosa con mis relaciones con mis hijos». Además, ha dejado claro que ella no tiene «ningún interés» en que haya conflictos.

Kike Calleja, desde la entrada de la finca, contó que el novio acudió a «su gran día» vestido con chaqué y el vestido de la novia era de corte clásico, sencillo y juvenil. Además, informó de primera mano Estela le regaló los zapatos que lució en la boda, mientras que el novio optó por regalarle los pendientes de oro blanco y brillantes.