GTRES

El susto de Sara Carbonero a bordo de un avión

En uno de sus ya rutinarios vuelos entre Madrid y Oporto, donde reside con su familia, la periodista vivió uno de los peores momentos para un pasajero de una aeronave: las turbulencias

MADRIDActualizado:

Todo el que haya montado en un avión sabe que las turbulencias son siempre uno de los momentos más duros para cualquier pasajero. Los vaivenes, las maniobras del piloto... Si te mareas con frecuencia, esa montaña rusa aérea será el momento en el que llegarán las náuseas.

Hay personas que, por trabajo, vuelvan con frecuencia. Es el caso de Sara Carbonero, con su base operativa en Madrid pero con una maravillosa vida familiar en Oporto. Por probabilidad, Carbonero ha atravesado más turbulencias que muchas otras personas. De hecho, asegura que uno de los peores momentos de su vida lo vivió a bordo de un avión.

«Llegué a pensar que el avión realmente tenía algún problema o avería y que no querían decirnos nada por no sembrar el pánico. Pensé que en cualquier momento nos podíamos estrellar, que en casos así era una suerte estar incomunicado para no poder mandar mensajes a nuestros seres queridos poniéndoles el cuerpo del revés», cuenta la periodista en su blog de «Elle».

Carbonero reconoce que «como el noventa por ciento de los pasajeros», se puso a rezar. Pero más allá de sus creencias, los pensamientos de Carbonero iban dirigidos sobre todo a sus hijos, Martin y Lucas, y a su marido, Iker Casillas. «Pensé en mi familia, en mis hijos y tuve miedo, mucho miedo. Un miedo irracional que antes de ser madre no conocía pero que en los últimos años me acompaña a menudo».

Y es que, tal y como explica la periodista, la maternidad cambia la forma de pensar de la gente, convirtiendo el no estar ahí para tus hijos en uno de los mayores miedos.