Telecinco

SálvameLas imágenes de la brutal pelea entre Antonio Tejado y su novia

Los fotogramas han dejado sin palabras a los colaboradores de «Sálvame»

ABC
MadridActualizado:

Antonio Tejado atraviesa un momento muy delicado en su vida desde que, tras 70 días «desaparecido» y huyendo de las llamadas del programa con el que colaboraba, reconociera públicamente la seria situación a la que se enfrenta. «Mi problema de adicción es un problema de alcoholismo grave que arrastro desde hace bastantes años por no solucionar mis problemas», contaba en exclusiva a «Lecturas».

«En las fiestas me lo bebía todo, y siempre pedía más... Empezó mi autodestrucción, empecé a consumir concaína. me evadía de los problemas. [...] Sin la cocaína seguiría siendo un alcohólico. Me podría haber dado un infarto», agregaba en una entrevista con la revista citada. Así, reconociendo sus problemas, comenzaba su recuperación y aseguraba que se había puesto en manos de profesionales.

Telecinco
Telecinco

Algunos de sus excompañeros de «Sálvame», no obstante, consideran que no está tomándose la situación demasiado en serio y ponen en duda su credibilidad. Unas sospechas a las que ahora se suma un vídeo grabado en plena Gran Vía de Madrid por un testigo, en el que el sobrino de María del Monte aparece manteniendo una violenta discusión con su novia, Marina. Posteriormente habría tenido que intervenir la Policía. Al parecer, se encontraban en una fiesta en la que Antonio habría estado bebiendo cuando al abandonarla se produjo el altercado, en el que se involucraron incluso «otros chicos».

Telecinco
Telecinco

Así lo han asegurado desde «Sálvame» después de tener acceso a algunas capturas de pantalla del vídeo cuyo «propietario» finalmente ha decidido no enviarles completo. No obstante, las imágenes han dejado sin palabras a los colaboradores. En una de ellas aparece Marina «huyendo despavorida», intentando alejarse de Tejado. En otra, ambos aparecen más cerca, discutiendo. Y en la última de ellas aparece Antonio Tejado «con el rostro desconfigurado», tal y como lo describe Carlota Corredera.