La salud de hierro de Felipe de Edimburgo

El marido de la Reina Isabel II siempre progresa de forma satisfactoria y su recuperación es casi inmediata

MadridActualizado:

El Duque de Edimburgo, de 97 años, aún mantiene su salud de hierro pese a los sustos que la vida le ha dado. El último esta misma tarde tras sufrir un accidente de coche con su Land Rover cerca de Sandringham.

Son incontables las veces que el marido de la Reina Isabel II de Inglaterra ha tenido que ser atendido de urgencias en el hospital, ya sea por una operación de cadera, por una infección, e incluso por sus achaques de vejiga que en 2012 lo obligaron a pasar dos veces por el quirófano. Sin embargo siempre progresa de forma satisfactoria y su recuperación es casi inmediata, tanto es así que a sus 97 años sigue cazando y conduciendo, entre otras muchas actividades.

Esta salud inquebrantable es la que le ha permitido en esta ocasión salir prácticamente ileso del terrible susto. Así lo ha confirmado el palacio de Buckingham a través de un breve comunicado en el que informaban de que el duque de Edimburgo «se ha visto involucrado en un accidente de tráfico con otro vehículo esta tarde. El duque no resultó herido. El accidente tuvo lugar cerca de la finca Sandringham».

Felipe de Edimburgo, famoso por sus meteduras de pata y su sentido del humor un tanto controvertido, ha permanecido al lado de Isabel II desde que fuera proclamada reina en 1952, hasta el pasado mes de octubre cuando hizo efectiva su decisión de retirarse de la vida pública y desde entonces solo se le ha visto en eventos familiares, como en su 70 aniversario de bodas o en el servicio religioso en Sandringham durante la pasada Navidad.