Jesulín de Ubrique y Mª José Campanario
Jesulín de Ubrique y Mª José Campanario - Gtres

El romántico baño de Jesulín de Ubrique y Mª José Campanario

Las actividades acuáticas que estaba practicando podrían ser resultado de la terapia a la que la mujer del torero se está sometiendo

MadridActualizado:

Hace tan solo unos días que la mujer del torero era captada por los fotógrafos en Málaga con una nueva apariencia física y practicando actividades deportivas acuáticas, según publicó «El programa del verano», que presenta actualmente y en solitario Joaquín Prat. Lo que más llamó la atención de las instantáneas fue el radical cambio de «look» de María José Campanario, cuyo cabello oscuro había sido sustituido por una larga melena rubia.

Jesulín de Ubrique y Mª José Campanario
Jesulín de Ubrique y Mª José Campanario - Gtres

Las actividades acuáticas que estaba practicando podrían ser resultado de la terapia a la que María José se está sometiendo, ya que recomiendan hacer este tipo de actividades para «autoestimular al paciente», tal y como aseguran en la página web oficial de la clínica. Campanario jugó con la duda respecto a su ingreso en la clínica. En un primer momento, negó que estuviera ingresada allí, y cuando esa versión se volvió insostenible, aseguró que solo había acudido a la clínica para recibir tratamiento médico.

María José Campanario no pasa por su mejor momento. La mujer de Jesulín de Ubrique ha tenido que ser ingresada hasta en cinco ocasiones este año debido a la fibromialgia que padece desde hace doce años. «Tengo que ingresar cuando ya no puedo sopotar el dolor de mil cuchillos sobre mi cuerpo», delcaró. Además, desveló que el mayor problema que sufre es que es es intolerante a un «abanico muy amplio de analgésicos», lo cual le dificulta encontrar medicamentos para paliar el dolor.

Jesulín de Ubrique y Mª José Campanario
Jesulín de Ubrique y Mª José Campanario - Gtres

A principios del pasado mes, la mujer del torero explicó el tipo de tratamiento que recibía: «Que no, no estoy ingresada» de esta manera comenzaba Campanario su explicación, tajante y terminando con los rumores. A continuación aclaraba que solo iba al hospital para hacer su rehabilitación; un tratamiento con un antidepresivo que no actúa como un antidepresivo al uso. «Lo que hace es que pasen del cerebro unas sustancias que son necesarias y que nosotros las tenemos más bajas, más baja cantidad que son la serotonina y la noradrenalina». María José demostraba con sus declaraciones tener un gran conocimiento de su enfermedad, la fibromialgia, y de todo el proceso médico.