Emmanuelle Seigner, la tercera esposa del director francés
Emmanuelle Seigner, la tercera esposa del director francés - EFE
Gente

Roman Polanski, otra vez señalado como «depredador sexual»

La última acusación contra el director podría llevarle de nuevo a juicio

MARÍA ESTÉVEZ
Los ÁngelesActualizado:

Quería limpiar su nombre, acaso volver a pisar Estados Unidos, el país en el que se convirtió en una celebridad del séptimo arte y del que salió hace 40 años para no regresar. En 1977, Roman Polanski (83 años) fue acusado de violar a Samantha Geimer, una adolescente de 13 años, en la casa de su amigo Jack Nicholson. El pasado mes de junio, la propia Geimer solicitaba ante un juez de apelación de Los Ángeles que se cerrara definitivamente el proceso contra su agresor, que llevaba abierto desde entonces. Pero Polanksi parece no tener un momento de paz. Tampoco las mujeres que le han señalado como el hombre que les arruinó la vida.

El último caso se ha dado a conocer el pasado martes y reabre una situación de imprevisibles consecuencias para el director francés: podría enfrentarse a un nuevo juicio. Al parecer, lo que ahora sale a la luz se remonta a 1973, cuando Polanski supuestamente abusó de otra joven de 16 años. Robin M., como se ha identificado la mujer, que compareció en rueda de prensa en Los Ángeles en compañía de su abogada, Gloria Allred, para proclamar entre lágrimas haber sido «sexualmente victimizada» por el director. Hasta la fecha, sin embargo, Robin había guardado silencio.

«El día después de que ocurriera, le conté a una amiga lo que el señor Polanski me había hecho», explicó. Y añadió: «El motivo por el que me lo guardé para mí fue porque no quería que mi padre hiciera algo que pudiera haberle llevado a prisión durante el resto de su vida».

Curso legal

La abogada Gloria Allred poco más añadió durante la comparecencia pública, tan solo que la agresión se produjo en el sur de California y que, pese a que esta acusación de momento no tiene validez legal, su clienta podría ser llamada como testigo en un hipotético juicio futuro. ¿Y por qué sale a la luz ahora, casi 45 años después de que se produjeran los hechos? Robin M. asegura haberse decidido a contar su historia después de que Samantha Geimer expresara su voluntad de retirarse de uno de los episodios más sórdidos que se recuerdan en Hollywood. A Polanski le costó un arresto domiciliario en su casa de Suiza, entre 2009 y 2010. A Geimer toda una vida expuesta a los medios de comunicación. «Está cansada de este caso, que lleva ya 40 años», argumentó el pasado mes de junio su abogado. Tiraba la toalla.Esa renuncia ha sido el acicate para que Robin M. diera un paso al frente: «Yo no lo he superado y creo que Roman Polanski debe pagar por sus delitos contra la menor de trece años Samantha Geimer», declaró en la rueda de prensa.

Casos infames

Precisamente entre Geimer y Robin, hubo otro oscuro capítulo, en este caso protagonizado por la británica Charlotte Lewis, una actriz de brevísima carrera que, en 2010, declaró que Polanski la había violado en 1983, cuando ella tenía 16 años. Tres años después de la supuesta agresión, Charlotte participaba en la película «Piratas», dirigida por el mismo Polanski. Su abogada era Gloria Allred, la misma representante de Robin M. y quien en su día ya trabajó en la defensa de la familia de la esposa de O.J. Simpson y en la de algunas mujeres que han acusado a Bill Cosby de violarlas. El caso Polanski es uno de los más infames de Hollywood, aunque las acusaciones contra el director no sorprenden a nadie. Lo mismo ocurre con el propio Bill Cosby, considerado un depredador sexual y a quien Hollywood tapó sus pecados.

Otras celebridades señaladas como agresores física o sexualmente, y sobre las que la meca del cine ha hecho la vista gorda, son Bryan Singer, a cargo de la trilogía «X Men», a quien un joven de 20 años acusó de violarle en una fiesta. Mike Tyson, violador convicto, que ahora protagoniza una serie infantil; Sean Connery, que declaró abiertamente haber pegado a sus mujeres para mantenerlas en su lugar, al igual que Bill Murray, a quien su ex acusó de abuso físico repetido. Michael Jackson, R. Kelly, CeeLo Green, Julian Assange, Terry Richardson, Tupac Shakur, Charlie Seen, Sean Penn, Josh Brolin, Nicholas Cage o Chris Brown, son artistas reconocidos acusados de abuso, físico o sexual, aunque el caso de Woody Allen es el más famoso. Muchos perdonan, aunque el éxito y la fama no simpre limpian trapos tan sucios.