AFP

Rania de Jordania, alma de la primavera árabe de la moda

La esposa del Rey Abdalá II apoya la promición de la moda de Oriente Medio a través de la próxima Semana del Diseño de Amman. Mientras, en Occidente se discute el uso del «burkini» y el velo

MadridActualizado:

Rania de Jordania, verdadero adalid de la moda y el estilo a nivel mundial, se ha erigido en máximo apoyo de la Semana del Diseño de Amman, un evento organizado para impulsar la arquitectura, el diseño y la moda en el Medio Oriente. Este nuevo proyecto, que tendrá lugar en septiembre, tuvo su primer acto hace unos días en la galería Ras Al Ain de Amman, cuando Rania se reunió con el alcalde de la capital jordana, Agel Biltaji, y con un grupo de jóvenes diseñadores y arquitectos.

La esposa del Rey Abdalá II, un icono del estilo para las mujeres árabes, apoya así una organización que pretende dar oportunidades y visibilidad en el resto del mundo a diseñadores industriales, modistos, decoradores e arquitectos de la zona. Rania ha sido durante años una de las mejores clientas de varias casas de moda europeas, muy especialmente de algunas italianas, que no dudaban en enviarle un emisario a su palacio con una selección de las nuevas colecciones disponibles en su talla. Rania siempre ha admirado la obra de las casas de moda insignes, teniendo especial predilección por prendas de Gucci, Prada y Fendi, que la han vestido en numerosas ocasiones.

Como muestra del gran estilo personal y la valentía «del estilismo» de la reina jordana, cabe recordar la famosa falda larga de Givenchy en tono malva combinada con una estricta camisa marfil, atuendo con el que rompió etiquetas y sentó cátedra en la boda de los actuales Reyes de España. Nunca ha temido elegir un par de polémicos zapatos, como los que trajo cuando vino a España por última vez, los asimétricos «vampydolly» de Louboutin, o en la cena oficial en Madrid, cuando lució unos horrorosos botines abiertos de Balenciaga.

Recientemente nos preguntábamos por qué la Reina Rania no utilizaba a más creadores de su zona, ya que cuenta con una impresionante cantera de modistos locales, entre los que se encuentran Elie Saab, Rabih Kayrouz, Georges Chakra o Zuhair Mourad. Pero parece que esto va a cambiar, tanto por la necesidad de promocionar Oriente Medio como por la incongruencia que sería organizar la Semana del Diseño de Amman y seguir contando con mayoría de modistos extranjeros en su guardarropa.

Pierre Bergé

Los actos de la Semana del Diseño, en la ciudad vieja de Amman, y se distribuirán entre galerías, jardines y zonas comerciales de la ciudad. El objetivo de la muestra será dar más importancia al diseño local y relanzar a los creadores fuera del país. Este impulso llega justo en un momento polémico en la sociedad francesa, debido a las quejas de Pierre Bergé, cofundador de Yves Saint Laurent, por la futura venta del «burkini» en las tiendas de Marks & Spencer en Francia. Se trata de un complicado atuendos con pantalón, con el que se supone que las mujeres árabes podrán bañarse en el mar o la piscina. Pero mientras que la opinión pública árabe y Marks & Spencer, afirman que el nuevo «burkini» dará más libertad a la mujer, Pierre Bergé, sin pelos en la lengua, ha sentenciado que « los creadores no tienen que inmiscuirse en la moda islámica. La labor de un modisto es hacer que las mujeres sean aún más bellas y gocen de total libertad, no la de colaborar con la dictadura que impone a las mujeres la idea abominable de que deben vivir la vida escondidas». Aunque Bergé y Saint Laurent jamás dudaron a la hora de añadir a sus colecciones joyería marroquí, turbantes y túnicas, lo hicieron enriqueciendo el orientalismo, la djellaba y el tarbouch, hasta convertirlos en objetos de culto. Bergé ha lanzado así un nada fácil debate sobre el «burkini».

Vuelos a Irán

Para más inri, Air France ha explicado que va a aceptar que en los vuelos con destino a Teherán las azafatas y mujeres piloto lleven velo, ya que de otro modo no estarían autorizadas a hacer el recorrido en el país de destino. El departamento de RR.HH. de la compañía va a dejar que sean voluntarias las que cubran el trayecto París-Teherán, un vuelo directo que no existía desde el embargo de 2008. Pero tanto en Irán como en Arabia Saudí y otros países árabes, la moda está sirviendo de catalizador a una nueva generación que no quiere doblegarse a las antiguas leyes.

La estela de nuevos creadores árabes la guían los famosos y ya mencionados Keyrouz, Saab, Murad y Chakra, aunque también los menos conocidos creadores jordanos Dania Zurdi y Zahara Kilani, las hermanas Al-Alami, Abeer Ghanem, Bana Abujaber o Abla Azar. Bouchra Jarrar, francesa de origen marroquí y que acaba de ser nombrada modista de la casa Lanvin, es otro exponente de la moda árabe, o Hedi Slimane, mitad tunecino, a cargo de Dior hasta hace unos días. La primavera árabe de la moda agita conciencias.