Preocupación por el estado de salud de la madre de Jesulín de Ubrique

La madre de Jesulín de Ubrique no pasa por su mejor momento, como bien ha explicado su hermana, Laly

MADRIDActualizado:

Ha sido un año complicado para la familia Janeiro. El estado de salud de María José Campanario, que sufre fibromialgia, ha sido una preocupación constante en los últimos meses, incluso ha tenido que ser ingresada en varias ocasiones. Una situación que no ha sido fácil para ninguno de los miembros del clan.

Puede que eso haya repercutido en la salud de la matriarca, Carmen Bazán. La madre de Jesulín de Ubrique no se encuentra muy bien y está atravesando un difícil bache. Según ha informado «Jaleos», la mujer de 73 años está «muy asustada» por su salud. Así lo ha trasmitido su propia hermana, Laly Bazán, que ha asegurado que no está pasando por su mejor momento.

«Mi hermana anda regular, la verdad es que no está bien. Yo siempre que puedo me voy a dormir con ella a su casa para que no esté sola», explica su hermana tras las preocupantes bajadas de tensión que ha sufrido Bazán. Al parecer, según cuenta, se deben a las tensiones de los últimos meses por el estado de salud de María José Campanario que, menos mal, que ya se encuentra mucho mejor. Por si fuera poco también le ha afectado el constante seguimiento de los medios de comunicación: «Su cuerpo ha reaccionado y ha dicho 'aquí estoy yo'. Ha estado a mil por hora, cuidando de los hijos de mi sobrino y soportando a la prensa que la seguía a todos los sitios y eso se sufre».

Problemas económicos

El pasado año abrió por primera vez las puertas de su casa y concedió una entrevista a la revista «Lecturas», en la que habló sin pelos en la lengua de cómo ha sido su vida tras el divorcio con el hombre de su vida: Humberto Janeiro. Su separación le afectó en el plano ecónomico. Contaba que vive como una pensionista más. «Cobro 487 euros y pago una hipoteca. Tengo algo de dinero ahorrado y mis hijos me traen de todo. Me estoy poniendo unos implantes en la boca. Valen un dineral y lo están pagando ellos», desvelaba, a la vez que aseguraba que tampoco es una mujer de lujos.