Amal Clooney y Julian Assange, en noviembre de 2011 en Londres
Amal Clooney y Julian Assange, en noviembre de 2011 en Londres - Cordon

El poder de Amal Clooney: de su defensa de Assange a su misión para el Gobierno de Theresa May

Tras su últimos movimientos, la abogada y activista ya tiene más influencia que su marido, George Clooney

Los Ángeles Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La única concesión que esta abogada y activista británico-libanesa parece haber otorgado a su celebérrimo marido y padre de sus dos hijos (los gemelos Alexander y Ella) es la de cambiar el apellido Alamuddin por el de Clooney. Antes del flechazo entre el que hasta 2014 fue el soltero de oro de Hollywood, durante una cena privada en el Lago de Como (Italia), la espigada Amal ya había llamado la atención de los medios, más allá de los especializados en leyes.

Tras ejercer en Nueva York, y desde 2010 como miembro del prestigioso bufete londinense Doughty Street Chambers, Amal Clooney (41 años) ha intervenido o liderado casos de derecho internacional, demandas colectivas y asesorías –Kofi Annan, Yulia Tymoshenko, Enron, Al Jazeera, los mármoles del Partenón...–. Sin embargo, y hasta encontrarse con George Clooney, formar parte del equipo legal de Julian Assange, detenido la pasada semana tras siete años de encierro en la embajada de Ecuador en Londres, fue su pasaje a la celebridad. De hecho, cuando se filtró la noticia de que ella era la nueva novia de George Clooney, al nombre de Amal Alamuddin le seguía la sempiterna coletilla de «la abogada de Julian Assange».

Tras la detención de Assange, varios medios se han cuestionado el papel de Amal Clooney en el largo proceso que a partir de ahora tendrá que encarar el fundador de Wikileaks. Sin embargo, según la revista «American Law Litigation Daily», la esposa de George Clooney dejó de ser la representante legal de Assange en 2016, cuando se supo que este estaba detrás de la filtración de unos correos electrónicos de Hillary Clinton en plena campaña presidencial, que fueron aprovechados por Donald Trump para llegar a la Casa Blanca.

Precisamente, George Clooney siempre había proclamado su sintonía personal y política con la que fuera secretaria de Estado durante el mandato de Barack Obama.

Icono de moda

Hoy, George y Amal Clooney forman uno de los matrimonios más influyentes del mundo. Pero los expertos en imagen ya consideran que la letrada Clooney –que, según «Celebrity Net Worth», tiene un patrimonio neto personal de más de 9 millones de euros– incluso acapara más poder que su marido: considerada un icono de moda, dicta tendencia en cada aparición pública; valorada como activista y abogada, su palabra parece ser ley en múltiples foros internacionales.

George y Amal Clooney, poco antes de su boda EN 2014
George y Amal Clooney, poco antes de su boda EN 2014 - AFP

Tan es así, que a principios de mes el Gobierno británico anunciaba su fichaje para trabajar como «enviada especial por la libertad de prensa». Amal estará a las órdenes del Ministro de Exteriores Jeremy Hunt, dentro de una campaña que pretende denunciar los ataques y las restricciones a periodistas, y ayudar a gobiernos de diferentes países a fortalecer su libertad de prensa. Si hasta no hace mucho el astro que todo lo eclipsaba era George, ahora él pasa por ser el acompañante de Amal.

En una entrevista con la revista «Vogue», Amal Clooney contó cómo fue su noviazgo con el tipo más deseado de Hollywood. «Nuestro romance fue de lo más natural. El amor es lo único que determina la felicidad de una persona, porque no puedes controlarlo. Tenía 35 años cuando lo conocí y no estaba entusiasmada con la idea de casarme o tener una familia». Pero Clooney la llevó al altar, en una espectacular boda celebrada en Venecia, en septiembre de 2014. Ahora la estrella es ella.