GTRES

Paula Echevarría involucra a su familia en su relación sentimental

La asturiana ha presentado a su nueva pareja, el futbolista Miguel Torres, tanto a su hija Daniella como a su familia y amigos más cercanos

MADRIDActualizado:

A pesar de que algunas voces aseguraban que la relación de la actriz Paula Echevarría y el futbolista Miguel Torres podría ser algo pasajero que no iba a dejar huella en ellos, estos días se ha sabido por personas muy cercanas a la pareja que no se trata de una relación superficial y frívola, sino más bien de todo lo contrario.

Entregada al completo a su historia de amor con Torres, Paula hace tiempo que consiguió que sus seres queridos conocieran al que define como el amor de su vida y en esa lista de cercanos está en primer lugar su hija Daniella, fruto de su matrimonio con David Bustamante. Ya hace tiempo que la niña conoce a Torres y de ahí que hasta se haya hecho seguidora de su equipo de fútbol. Pero la menor no es la única, ya que Paula de una manera discreta y sin querer mostrarlo en sus redes sociales, ha ido presentando a Miguel al resto de la familia, así como a sus mejores amigas, que conocían y callaban un noviazgo que aún sigue siendo incómodo en tanto en cuanto Paula y David no acaban de enviar el famoso comunicado anunciando su divorcio.

GTRES
GTRES

Aunque ayer algunos medios aseguraron que ya habrían firmado ese documento de ruptura matrimonial, el abogado del cantante negó la mayor, aunque hace apenas unos días me había asegurado que «cabía la posibilidad» de que en breve anunciaran algo. Eso significa que las negociaciones sobre este divorcio estarían yendo por el buen camino y cada vez más cerca de cerrar unas condiciones que afectan especialmente a la custodia y régimen de la menor, a los términos económicos a la hora de manutención y hasta la venta de la propiedad que compraron cuando se casaron (un 80% David y un 20% Paula) y que sigue siendo la casa familiar donde viven la actriz y su hija, casi siempre con la presencia de los abuelos maternos, hasta que se muden a la nueva residencia ya propiedad únicamente de Paula.

En todos estos meses la actriz, que actualmente se encuentra inmersa en el rodaje de una serie para Mediaset, confiaba en mantener el acuerdo de ruptura que firmaron ante notario en 2013 y donde hasta se estipulaba el tipo de rebaja que iban a hacer a la hora de vender la casa familiar, en caso de que el mercado no estuviera con buenas ofertas de compra. Bustamante ha querido modificar algunos términos de esas condiciones, sobre todo las relacionadas con la menor y la parte económica, y el hecho de que Miguel Torres haya aparecido en escena ya sin ocultarse, lo único que pretende es acelerar ese divorcio que para Paula resulta ya incómodo y eso que siempre pensó que iba a poder dominar los tiempos.

Nerviosa y agobiada por las persecuciones diarias a las que se ve sometida por parte de los paparazzi, ahora sólo sueña con poder rubricar ese final y sentirse más libre aún para poder vivir plenamente su amor con el apuesto Torres, en la que espera sea una relación larga y duradera.