Leo Messi en el «Seven C» en Ibiza
Leo Messi en el «Seven C» en Ibiza - GTRES

Leo Messi se olvida del Fisco en un yate de alquiler de 47.000 euros a la semana

El futbolista reúne a familiares y amigos en Ibiza a bordo de una lujosa embarcación

MADRIDActualizado:

La estrella del F.C. Barcelona, Lionel Messi, no deja de ser noticia por temas ajenos al fútbol. Si el pasado 6 de julio la Audiencia de Barcelona condenaba a la estrella del Barça y a su padre a 21 meses de prisión y dos millones de euros de multa por fraude fiscal, ahora el argentino vuelve a ser noticia por sus polémicas vacaciones. Y es que, después de pasar la primera parte de su veraneo en las Bahamas con su familia, el futbolista llegó el pasado domingo a Ibiza, donde ha alquilado un impresionante yate a razón de 47.000 euros a la semana.

Acompañado por su mujer, Antonella Roccuzzo, sus hijos Thiago y Mateo, y un grupo de amigos, Messi descansa en las aguas del Mediterráneo antes de volver a los entrenamientos con su equipo el próximo mes de agosto. Los diferentes paparazzi apostados en las Pitiusas para inmortalizar las vacaciones de los famosos no han tardado en dar con el «Seven C», el barco con el que Messi fondea en las aguas de las islas Baleares.

Con capacidad para diez personas y tres de tripulación, el yate se diseñó a medida por la empresa Maiora en el año 2003 y se reformó en 2011. Tiene 28 metros de eslora y cuenta con dos cuartos de baño y cuatro habitaciones: una suite principal, un camarote y dos cabinas individuales. Con un mobiliario moderno, en el interior del yate predominan los suelos de madera de color caoba y el mármol verde para los baños. A todas las estancias de la embarcación llega el aire acondicionado. Si los Messi y sus amigos se cansan de las gafas, el tubo y las aletas -o de tomar el sol sobre las suculentas colchonetas de la proa-, la embarcación dispone de actividades acuáticas. Como dos kayak, una moto de agua o una tabla para realizar el tan de moda paddleboard.

Mientras la estrella del F.C. Barcelona disfruta de las calas de Ibiza (cuando empezó las vacaciones se enteró de la condena de la Audiencia de Barcelona), su equipo se ha movilizado a través de las redes sociales lanzando la campaña #TodosSomosLeoMessi, con la que pretenden demostrar que el jugador está siendo «tratado de manera injusta». De momento, Messi puede surcar el mediterráneo tranquilo: por ahora no irá a la cárcel. La pena es inferior a dos años y el fallo todavía se puede recurrir ante el Tribunal Supremo.