Lais Ribeiro - Gtres

MBFWMAsí es el único ángel de Victoria’s Secret que ha participado en la MBFWM

La modelo brasileña, Lais Ribeiro, se subió a la pasarela de Dolores Cortés, donde desfiló con cuatro piezas de baño de la firma española

MadridActualizado:

Lais Ribeiro es una de las pocas privilegiadas que han lucido el Fantasy Bra de Victoria’s Secret, lo que hace de ella toda una eminencia en el mundo del modelaje. Esta semana, esta brasileña de ojos profundos y piernas infinitas despegó sus alas en la pasarela de MBFWM para la firma Dolores Cortés.

Una vez al año, las mujeres más sensuales del planeta se visten con diseños de lencería que oscilan entre la diversión y la seducción pura, y caminan en el desfile más mediático del mundo: el de Victoria’s Secret. Una firma que ha contado con las mayores «tops» de todos los tiempos, como Naomi Campbell, Karolina Kurkova o Miranda Kerr y que, en su último «show», catapultó la carrera de Lais Ribeiro, la brasileña de 27 años que tuvo el honor de lucir el Fantasy Bra.

Viéndola caminar con paso seguro ante las cámaras de ese imperio de la lencería, cuesta imaginar que Ribeiro pueda sentir nervios antes de trabajar. Pero los nota. «Estoy nerviosa. Hace mucho que no desfilo en una pasarela que no sea Victoria’s Secret», contaba a EFE antes de estrenarse con Dolores Cortés.

La casa nacional de moda de baño celebró su 65 aniversario y lo hizo manteniendo una de sus tradiciones, la de incluir entre sus filas a alguna modelo de renombre. Hace un año fue Isabeli Fontana, ex de Victoria’s Secret, y ahora ha sido Ribeiro, que desfiló con cuatro estilismos, uno de ellos muy especial, con historia.

Se trata de uno de los diseños de la madre de Dolores Cortés, la actual diseñadora de esta casa familiar, que ha querido homenajear su trayectoria con un bañador blanco elástico, un traje de baño al que cortés, en los años 50, añadió un forro de chaqueta para que no se deformase con el agua y hoy, ha sido Ribero la encargada de lucirlo.

Ribeiro, que solo había estado en España «un par de veces» para desfilar para Pronovias, acaparó todas las miradas con un bañador ochentero cubierto por flecos de abalorios multicolores; otra pieza negra y dorada, formada por un «top» y una braguita que se unían mediante una fila de flores; y un bañador de formas geométricas con un volante transversal que envolvía a la modelo.