ABC

Matteo Salvini se enamora de la hija de un enemigo político

El hombre fuerte del gobierno italiano sale con Francesca Verdini, 20 años más joven que él

Corresponsal en RomaActualizado:

Desde hace unos días, fascina a los italianos la historia de amor del ministro del Interior, el ultraderechista Matteo Salvini (46 años) con Francesca Verdini (26), hija del exsenador Denis Verdini (68), además de empresario y banquero, que durante un tiempo fue destacado dirigente de Forza Italia y hombre de confianza de Silvio Berlusconi para realizar pactos políticos parlamentarios. Archivado su noviazgo con la presentadora de televisión Elisa Isoardi (36), el líder de la Liga se ha enamorado de una joven aparentemente muy distante de él y no solo en cuanto a la edad, sino políticamente.

Las primeras sospechas del noviazgo surgieron cuando se les vio el pasado 13 de marzo compartiendo mesa y mantel en un reservado del céntrico restaurante PaStation, propiedad del hermano mayor de Francesca, a pocos metros de Palacio Chigi, donde se celebran los consejos de ministros. Tras las indiscreciones, la pareja debutó en público oficializando su noviazgo el pasado martes en el estreno de «Dumbo», el nuevo filme de Tim Burton. Llegaron cogidos de la mano y, después, tomaron asiento provistos de dos bolsas de palomitas de maíz.

Salvini, dos veces divorciado, salió hace meses con Elisa Isoardi
Salvini, dos veces divorciado, salió hace meses con Elisa Isoardi - Alan Fiordelmondo / MEGA

Francesca es natural de Florencia y estudia Economía en la Luiss de Roma, prestigiosa universidad privada. Su padre Denis tuvo un padrino ilustre en política, el exprimer ministro Giovanni Spadolini, cuya secretaria fue durante un tiempo Simonetta Fossombrini, rica y noble florentina, precisamente la esposa de Denis Verdini y madre de Francesca.

Preocupación en la familia

La historia de amor entre Matteo Salvini, que tiene dos hijos de dos anteriores matrimonios, y la joven Francesca apasiona en la redes sociales. Ahora se trae a colación un Twitter incendiario de Salvini cuando estaba en la oposición, en 2015, dedicado a los «traidores» del centro derecha: «Verdini, Alfano y Fini: «Me dan asco los traidores». El líder de la Liga insultaba así al entonces senador Verdini por abandonar a Silvio Berlusconi y fundar su propio partido, el liberal ALA, para apoyar en el parlamento al gobierno de Matteo Renzi. Parece claro que el padre de Francesca, el exsenador Verdini, no es entusiasta de la nueva relación de su hija. Con cierta ironía, habría dicho a sus amistades: «Ya sabéis cómo están hechos los hijos. Ciertas desgracias suceden en las mejores familias». Un gran amigo de Denis Verdini, el exsenador Vincenzo D’ Anna, se ha hecho eco del sentir de la familia: «Si Francesca es feliz con Salvini, ha hecho bien. Pero no creo que el padre dé saltos de alegría. Verdini y su mujer están preocupados por la diferencia de edad entre los dos y por el tipo de vida que hace Salvini, que no es ciertamente el de un marido modelo», ha declarado D’Anna.

Los opuestos se atraen

No solo en las redes sociales aparecen chanzas sobre la pareja de moda. También en los medios más serios se ha metido cizaña. Así lo hace el «Corriere della Sera»: «Se dice que el hermano de Francesca, Tomasso, que hasta el año pasado era militante del Partido Democrático (centro izquierda), no sea entusiasta de la nueva relación de su hermana, la cual ha participado al menos en dos ediciones de la Leopolda (convenio político) de Matteo Renzi. Lo que sí aparece claro es que están muy distantes las posiciones políticas de Salvini y Francesca, a la que sus amigos definen como «claramente no de derechas». Por ejemplo, Salvini está por la familia tradicional, mientras ella defiende derechos civiles. Tienen muy poco en común, pero ella proclama la libertad de amar... También a un extremista como Salvini.