GTRES

Masajes, champán y guardería: así es la exclusiva habitación donde dará a luz la duquesa de Cambridge

La esposa de Guillermo de Inglaterra ha vuelto a confiar en el hospital St. Mary's de Paddington, donde ya nacieron sus dos primeros hijos

MADRIDActualizado:

Todo está preparado para el nacimiento del tercer hijo de los duques de Cambridge. La Casa Real británica ya tiene preparada sección en su página web solo para el futuro bebé, los británicos ya han hecho sus apuestas y ahora solo falta que el pequeño se ponga en marcha para venir al mundo.

Aunque se especuló con la posibilidad de que Catalina de Cambridge diera a luz en el palacio de Kensington, incluso que recurriría a una doula, la esposa de Guillermo de Inglaterra ha vuelto a confiar en el hospital St Mary's de Paddington. En concreto, la duquesa ocupará una exclusiva suite en la que contará con todas las atenciones.

Imagen del Ala Lindo donde nacerá el tercer hijo de los duques de Cambridge
Imagen del Ala Lindo donde nacerá el tercer hijo de los duques de Cambridge - REUTERS

Según Katherine, una mujer inglesa que dio a luz hace siete meses en una de las suites Lindo, la misma que ocupó Catalina de Cambridge para dar a luz a los príncipes Jorge y Carlota -y que también utilizó Diana de Gales en el parto de sus hijos-, la habitación parece más un hotel que un paritorio.

Un té para celebrar el nacimiento, masajes para relajar a la madre tras el parto, champán e incluso guardería. Todo es poco para atender a las familias que recurren a este servicio del centro hospitalario. «La calidad de la comida es fantástica, tienen una lista de vinos y las habitaciones son tan espaciosas que puedes recibir a varios familiares a la vez sin problema, con sitio para que todos se sienten», revela Katherine a la revista «Hello».

También durante el parto la atención es envidiable. Las madres pueden decidir la intensidad de la luz, si quieren música o no, y cuentan con una matrona que está con ellas constantemente. Tampoco el padre es dejado de lado: «Mi marido tenía una cama para él y un menú diferente cada día».