María José Campanario reaparece con nueva imagen

La mujer de Jesulín de Ubrique ha sorprendido a todos con un evidente cambio de «look» que no hacía más que demostrar la mejoría de la odontóloga después de los duros meses por los que ha atrevesado

Actualizado:

Entre tanta presencia mediática de Jesulín de Ubrique, que parece que ya es un colaborador más de las tertulias del corazón, faltaba la reaparición estelar de María José Campanario. La mujer del extorero, aunque volverá a los ruedos una vez más el próximo 19 de agosto para quitarse el gusanillo, asistió a un concierto después de meses intentado pasar desapercibida.

Su regreso ha sido por la puerta grande, como previsiblemente el de su marido el domingo en Cuenca: con un evidente cambio de «look» que no hacía más que demostrar la mejoría de la odontóloga después de los duros meses por los que ha atrevesado. Pese a su evidenciada trasformación, continuó en su línea: sin querer pronunciar ni una sola palabra a las cámaras de «Sálvame». Siguiendo el ejemplo de su marido, la odontóloga solo habla en su revista de cabecera.

Los achaques como consecuencia de la fibromialgia que padece no han cesado. La odontóloga ha tenido que ser ingresada en más de una decena de ocasiones, incluso en un hospital psiquíatrico de Málaga el pasado verano. La última vez fue el pasado 28 de mayo cuando sobre las cinco de la mañana sufrió un fuerte episodio y tuvo que ser hospitalizada en el Hospital Nisa de Sevilla.

Imagen de la reaparición de María José Campanario
Imagen de la reaparición de María José Campanario

Lo cierto es que no han sido buenos tiempos para María José Campanario. Lleva doce años luchando contra la enfermedad. «Tengo que ingresar cuando ya no puedo soportar el dolor de mil cuchillos sobre mi cuerpo», contaba hace unos meses. Ha tardado mucho en saber que la padecía, ya que es una enfermedad de difícil diagnóstico y sin cura. «Las enfermedades reumáticas son complicadas, y básicamente lo que hacen cuando tengo una crisis es paliar el dolor», aseguraba a la vez que contaba que el mayor problema es que es intolerante a un «abanico muy amplio de analgésicos».

Puede que este cambio de «look» sea una buena señal de los buenos tiempos que están por llegar. De hecho, en las últimas semanas, ha cobrado más fuerza la idea de que pronto celebrarán la renovación de sus votos matrimoniales que tuvieron que cancelar hace unos meses por el debilitado estado de salud de María José Campanario. Además se ha conocido que pronto volverá al trabajo, concretamente en otoño, lo que seguro que la mantendrá con la cebeza ocupada.