Cayetano Rivera, Isabel Pantoja, Francisco Rivera
Cayetano Rivera, Isabel Pantoja, Francisco Rivera - GTRES/ABC

Kiko Rivera habla sin tapujos del conflicto entre su madre y sus hermanos

El DJ relata que la disputa que Cayetano y Francisco Rivera tienen desde hace años con Isabel Pantoja le hace «sufrir mucho»

ABC
MadidActualizado:

El clan Pantoja atraviesa uno de los momentos más mediáticos de sus vidas. O por lo menos uno histórico. La participación (millonaria) de Isabel Pantoja en «Sueprvivientes» no ha dejado indiferente a nadie y ha puesto a toda la familia en el punto de mira.

Kiko Rivera, por su parte, acaba de abandonar la casa de «Gran Hermano Dúo» y ya ha vuelto a los platós de «Telecinco» para defender a su madre durante su aventura en Honduras. Pero no sólo continúa su andadura en televisión, sino que ha dado la gran sorpresa al abrirse en canal en la revista «Semana», en una serie de capítulos en los que relata los momentos más importantes de su vida.

Uno de ellos, y que llama especialmente la atención por haber sido un tema tabú durante años, es la mala relación que mantiene la tonadillera con sus hermanos, hijos también del desaparecido Paquirri, Cayetano y Francisco Rivera, y que nace a raíz de la herencia de su padre. «Eso me preocupa y me martiriza. No se pueden imaginar lo que yo sufro con esa situación (...) Es una mochila que pesa bastante y no puedo más», relata en la revista citada.

Y es que, a pesar de que el amor por su madre es infinito, sus hermanos son parte fundamental en su vida: «Por mi parte estoy dispuesto a hacer todo lo que esté en mi mano para poner fin a esta situación», reconoce con un halo de esperanza, al tiempo que recuerda que sus hermanos le reclaman a su madre unos trajes que esta niega tener en su poder.

También aprovecha las líneas para mandar un mensaje a los toreros y a su madre -que leerá el reportaje a su regreso de Honduras-: «No suelo hablar con ellos de este tema, pero si leen esto, aprovecho para decir que por favor se enteren ya de una vez de que sufro mucho, muchísimo. Si no quieren hacerlo por mi ni por ellos, que lo hagan por mi padre, que los tres le adoran y creo que él no debe ser feliz allí arriba viendo esta situación entre su mujer y sus hijos».