GTRES

Keira Knightley critica la «apariencia perfecta» de Catalina de Cambridge tras dar a luz

La actriz lamenta que la esposa de Guillermo de Inglaterra posara ante los medios de comunicación horas después de traer al mundo a sus dos hijos pequeños, la princesa Carlota y el príncipe Luis

Actualizado:

Keira Knightley ha levantado la voz contra la «apariencia perfecta» de Catalina de Cambridge, esposa de Guillermo de Inglaterra, tras dar a luz a sus tres hijos. La actriz, que se convirtió en madre al mismo tiempo que la duquesa daba a luz a la princesa Charlotte, considera que aparecer en la puerta del hospital en tacones y perfectamente maquillada 7 horas después de traer un niño al mundo solo aporta más presión a las mujeres.

Enun texto incluido en la colección «Feminists don't wear pink and other lies», coordinada por la escritora Scarlett Curtis, Knightley rememora lo duro que fue dar a luz a su hija Edie. «Se aferró a mi pecho de inmediado, con hambre, recuerdo el dolor, la mierda, el vómito, la sangre, los puntos de sutura, mi campo de batalla. Su campo de batalla y su vida vibrando. Sobreviviendo. ¿Y yo soy el sexo débil?», escribe la intérprete.

Los duques de Cambridge, 7 horas después del nacimiento de su tercer hijo
Los duques de Cambridge, 7 horas después del nacimiento de su tercer hijo - GTRES

Para Knightley, el hecho de que la duquesa de Cambridge dejará el hospital horas después del nacimiento de sus hijos (nueve en el caso de la princesa Carlota, siete para el príncipe Luis) añade presión a las madres para lucir perfectas cuanto antes. Además, la actriz recuerda que en el caso de su primogénito, Jorge de Cambridge, la esposa de Guillermo de Inglaterra estuvo un día entero en el hospital.

«Esconde. Oculta nuestro dolor, nuestros cuerpos divididos, nuestros senos goteando, nuestras hormonas enloquecidas. Luce hermosa. Luce elgante, no muestres tu campo de batalla, Kate. siete horas después de tu lucha con la vida y la muerte, siete horas después de que tu cupero se rompiera, abierta y sangrienta, la vida de los gritos sale. No lo muestres. No lo digas. Quédate ahí con tu hija para que te dispare un grupo de fotógrafos», lamenta la actriz.