Los Reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía junto a la Infanta Cristina, la Infanta Elena y Claire Liebaert
Los Reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía junto a la Infanta Cristina, la Infanta Elena y Claire Liebaert - Cordon Press

Don Juan Carlos, Doña Sofía y la Infanta Cristina animan a Pablo Urdangarín durante un partido

El segundo hijo de la Iñaki Urdangarin fue fichado en septiembre del año pasado por el equipo alemán TSV Hannover Burgdof

Actualizado:

Los Reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía han reaparecido juntos este fin de semana en Hannover (Alemania), a donde acudieron a animar a su nieto Pablo Nicolás Urdangarin (18 años) en un importante partido de balonmano. La primera en llegar al Gudrun-Pausewang-Halle de Burgdorf el pasado sábado fue la Infanta Cristina, que asistió a los ejercicios de calentamiento y saludó cariñosamente a Pablo desde la grada.

Poco antes de comenzar el partido, llegó bajo una copiosa lluvia el coche con Don Juan Carlos y Doña Sofía, sonrientes, además de la Infanta Elena y Claire Liebaert. La madre de Iñaki Urdangarin compartió paraguas con Doña Sofía y ocupó la primera fila en el graderío junto al resto de la familia, portando una improvisada pancarta en la que podía leerse «You can do it! ¡Vamos!».

Todos ellos llevaban al cuello la bufanda verdiblanca del TSV Hannover-Burgdorf que les fue entregada a modo de bienvenida por el director general de los «Recken», Eike Korsen. El apoyo resultó causar efecto y el equipo de Pablo ganó el partido de cuartos de final de la Copa Alemana contra el HSG Weltzlar por 23 tantos contra 17.

En un tono de gran distensión, la familia coreó las consignas con el resto de seguidores del equipo, la Infanta Elena seguía el ritmo incluso golpeando al compás la barandilla de la grada y las bromas cariñosas entre las dos hermanas fueron constantes. Aunque para cariño, el que mostró con su abuelo Irene de Urdangarin y Borbón, acompañando de la mano a Don Juan Carlos a la salida del pabellón deportivo y cuidando personalmente que no diese un traspié en la bajada a los vestuarios.

Pablo Urdangarín
Pablo Urdangarín - Cordon Press

La categoría A-Juniors de la Bundesliga de Balonmano se encuentra en una fase crucial y el entrenador, Íker Romero, evitó cualquier preferencia por Pablo Urgandarin, al que cambió en el minuto 26 tras un disparo fallido. Desde el pasado mes de septiembre, cuando tras terminar los estudios de secundaria en Ginebradecidió seguir los pasos de su padre por la carrera deportiva, Pablo vive en una residencia junto al resto del equipo en el este de Hannover y entrena a diario en un polideportivo cercano. El entrenador del TSV Hannover-Burgdorf es Antonio Carlos Ortega, amigo personal de sus padres y quien asistió a su boda en Barcelona, el 4 de octubre de 1997.

El responsable del equipo juvenil es Iker Romero. Ambos entrenadores fueron destacadas figuras del balonmano español e la década de los 90 y, junto con Iñaki Urdangarin, olímpicos en varios juegos consecutivos y ganadores de las cinco Copas de Europa consecutivas (1996-2000) y el bronce en Sídney.

La vida de Pablo en Hannover transcurre con discreción y disciplina, concentrado en trabajar su físico para obtener mejores rendimientos. Ortega asegura que ha hecho muy buenas migas con el resto del equipo y que destaca por su simpatía y su capacidad de trabajo. Se mueve por la ciudad en bicicleta, como cualquier chico de su edad, y disfruta su tiempo libre viendo series en Netflix y jugando al baloncesto. También continúa con sus clases de alemán, idioma que, reconoce, todavía no domina del todo.