Belén Esteban en el año 2000
Belén Esteban en el año 2000 - Tómbola

La insólita primera entrevista de Belén Esteban tras la ruptura de Jesulín: «Me pidieron que abortara»

La de San Blas concedió su primera entrevista en televisión pocos días después de su ruptura de Jesulín de Ubrique

MadridActualizado:

La semana pasada salió a la luz una entrevista que concedió Jesulín de Ubrique en el año 2000 –unos días después de romper con Belén Esteban–. En ella, el torero cuenta que fue la de San Blas la que decidió marcharse de Ambiciones por su propia cuenta. «Yo no la he echado, pero yo ya no quiero que vuelva», dice, aunque el plato fuerte de la entrevista estaba por llegar. Poco después, Jesulín juega con un tema imperdonable. «Bueno, pues un día me tiró...», se puede oír.

Una frase con la que Belén Esteban no daba crédito. «¿Cómo puedes tener tanto morro? Si hubiera hecho eso, haberme denunciado. No tienes vergüenza ¡Qué suerte tienes! No vas a ser un hombre en tu vida y si fuera verdad, tenlos y habla», decía muy contundente. Poco más ha podido decir «la princesa del pueblo» pues «lo que más quiero me ha tirado de las orejas y no me merece la pena».

Sin embargo, la ruptura entre el distro y Belén Esteban ha estado en boca de todos desde la semana pasada. Tanto es así que se han recuperado testimonios, entrevistas e imágenes de aquel turbulento año 2000. Entre los archivos se encuentra la primera entrevista que la ahora televisiva concedió al programa «Tómbola».

Un auténtico show «tombolero» fue el que ofreció Belén Esteban durante la entrevista televisada que protagonizó y por la que se contaba que había cobrado siete millones de pesetas. El caché merecía bombazo y el «momento Esteban» llegó cuando la aludida miró a la cámara y con lágrimas en los ojos aseguró que estaba amenazada de muerte. «Si me pasa algo, que mi hija no se vaya con esa familia (los Ubrique)» llegó a decir. No faltaron las oportunas descalificaciones a la familia del diestro, con especial saña contra Carmen Janeiro. Sobredosis de carnaza en exclusiva, difícil de digerir para la mayoría de los estómagos.

En ella, la colaboradora más famosa de «Sálvame» se sincera sobre su relación con Jesulín de Ubrique: «Él quería tener un hijo y veía que la solución para todos los problemas que teníamos era esa. Quisimos tener a mi niña para que me aceptaran. La convivencia era horrible», y aseguró que «a mí el único que me da pena en esa casa es Jesús. Quizás él esté sufriendo más que yo», dijo visiblemente triste. «La relación termina cuando yo me fui de allí. Bueno, me invitaron a salir. Me dijeron que cogiera a mi hija y me fuera porque dije que estaba harta delante de todos. A mí Jesús nunca me ha echado», confesó, no sin antes dejar claro que en alguna ocasión el torero se enfrentó a su familia: «Tenía que haber dejado claro que aquella era su casa, pero allí podía entrar todo el mundo».

Sin poder contener la emoción, Belén Esteban dijo: «Cuando se filtró que estaba embarazada me llamó mi suegro que pensase qué quería hacer con mi hija, que abortara». Y no dudó en arremeter contra su excuñada Carmen Janeiro: «Es una mentirosa, envidiosa, le saca los ojos a su hermano y está completamente operada», fueron solo algunas de las pullitas que le envió a la hermana de su ex.

Desde ese momento, Belén Esteban se convirtió en el personaje del mundo del corazón del momento. No solo protagonizó la portada del «Hola» y otros semanarios sino que se convirtió en la reina de la pequeña pantalla en los diferentes espacios dedicados al mundo del «cuore». «Miss ordinary» como se la conocía entonces pues la chica nunca dejaba de sorprender con su lenguaje de barrio y sus modales de hija del 7. «Soy una chica de barrio y a mucha honra», «La prensa dice que soy una barriobajera pero yo he sido feliz en ese barrio humilde», zanajaba antes de los aplausos del público.