Isabel Bowes-Lyon y su hija
Isabel Bowes-Lyon y su hija - AP

Ginebra, vino, Martini y champán: Así era el minibar de la Reina Madre que ha heredado Isabel II

Isabel Bowes Lyon, fallecida en 2002 a los 101 años de edad, acostumbraba a tomar alcohol desde recién levantada hasta justo antes de dormir

Corresponsal en Londres Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Que la madre de la Reina Isabel II de Inglaterra era aficionada a las bebidas alcohólicas no era un secreto. Lo que si se desconocía era la rutina que Isabel Bowes-Lyon, conocida como la Reina Madre, mantenía en torno a sus licores favoritos durante el día a día. El historiador Adrian Tinniswood ha recogido en su libro «Behind the Throne: A Domestic History of the Royal Household» («Detrás del trono: una historia doméstica de la casa real») varios relatos aportados directamente por trabajadores al servicio de la casa real británica durante la vida de uno de los miembros de la familia más carismáticos.

Isabel Bowes Lyon, fallecida en 2002 a los 101 años de edad, acostumbraba a tomar alcohol desde recién levantada hasta justo antes de dormir. La esposa de Jorge VI era una apasionada de la ginebra y de un licor muy parecido al vermú conocido como Dubonnet y se tomaba una copa de ambas justo antes de almorzar. Por supuesto, el vino regaba su comida y un Martini no podía faltar antes de que le sirvieran la cena. Y eso no era todo porque justo antes de meterse en la cama la Reina Madre tomaba una copa de champán. Un hábito que «jamás variaba» según asegura Margaret Rhodes, su sobrina y también su dama de compañía.

Colin Burguess, secretario privado de la reina madre, asegura que al menú ya explicado se le unían, de vez en cuando, un vaso de oporto después del almuerzo, un segundo martini antes de la cena o una copa de Veuve Clicquot en la comida.

Venerada por los británicos era, por méritos propios, la persona más querida de la Familia Real y, como reconocen los periodistas ingleses monárquicos como Gwen Robyns, su sombra ha pesado siempre sobre la actual soberana inglesa: «Isabel II siempre se mostró correcta, pero sin irradiar calor humano ni simpatía. No es una mujer que brille como su madre».

Quizá por intentar parecerse más a ella, la actual monarca ha heredado de su madre la costumbre con las bebidas alcohólicas. Isabel II, aunque según aseguran en menor medida, también es aficionada a la ginebra, el vino, el Martini y el champán antes de acostarse, tal y como desvelaba hace unos meses uno de sus excocineros, Darren McGradi. Una sorprendente rutina diaria de la reina más longeva de la historia de Inglaterra.