Sandra Gago y Feliciano López
Sandra Gago y Feliciano López - GSR/GDG/GJB

Feliciano y Sandra blindan un esperado enlace, donde no hubo ni desfile de invitados

El toledano se casó ayer con la modelo en la Finca La Concepción de Marbella, con la ausencia de parte de sus amigos tenistas

Marbella Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Estas páginas pretendían cerrar la temporada estival con una de las bodas más esperadas del verano. Sin embargo el hermetismo se impuso ayer en Marbella ante el segundo enlace de Feliciano López, quien ayer -el mismo día que cumplía 38 años- le juró amor eterno a Sandra Gago (23) en la Finca La Concepción. Los novios llegaron a este enclave paradisíaco en dos coches con cristales cromados y, hasta tal punto buscaban privacidad, que tampoco hubo desfile de invitados. Todos los asistentes al «sí, quiero» salieron del hotel Puente Romano, donde el viernes por la noche tuvo lugar la fiesta prenupcial, en tres autobuses que también tenían los cristales tintados, y que impidieron a todos los periodistas y fotógrafos que se encontraban en la puerta de la finca conocer la lista de los testigos del enlace.

Los novios instalaron a sus invitados en el hotel Puente Romano, donde tuvo lugar la preboda.
Los novios instalaron a sus invitados en el hotel Puente Romano, donde tuvo lugar la preboda. - ABC

Y es que, según fuentes consultadas por ABC, la de el pasado viernes fue una cita familiar para los novios, en la que los invitados eran las personas más allegadas a ambos. «Sin grandes personajes de relumbrón», afirmaron. En total, los citados el pasado viernes en la afamada finca no llegaban a las 200 personas. En parte, tiene sentido. Feliciano López ya tuvo una boda mediática repleta de fotógrafos en Toledo (incluido un brindis para la prensa) y, después de la presión a la que se vio sometido tras el anuncio de su divorcio de Alba Carrillo, el tenista no ha querido repetir la experiencia. A esto se suma que ha encontrado en Gago una compañera discreta con la que continuar con su vida. Aunque, al tratarse de su segunda boda, el tenista se habría evitado comparaciones con la anterior si se hubiera mostrado un poco más comunicativo.

En este secretismo seguramente también haya influido la exclusiva que se espera en la revista «¡Hola!». Según «Vanitatis», Fernando Verdasco y Ana Boyer finalmente no asistieron a la boda. Este periódico sí que pudo confirmar la asistencia de Manolo Santana y su pareja, Claudia Rodríguez, y Pato Clavel. También asistió la actriz Alejandra Onieva, quien lució un collar de Rabat valorado en 15.000 euros, con unos pendientes de 4.000 y un anillo de más de 3.000 euros. Éste era el nivel de la segunda boda de Feliciano López, quien volvió a confiar en el catering de Dani García para el convite. Aunque esta vez el maestro cocinero no estuvo ayer físicamente en el enlace, los invitados sí probaron su manú. Así demostró Feliciano que se casa completamente convencido y que no es nada supersticioso.

Carrillo, aislada

Lo que sí es una morbosa coincidencia (o curiosidad, según por dónde se mire) es que Alba Carrillo se encuentre ahora mismo aislada en un «reality», como también lo estuvo cuando se casó su ex y padre de su hijo, Fonsi Nieto, con Marta Castro, en 2017. Si hace dos años se encontraba en Honduras concursando en Supervivientes, ahora la modelo está en la casa de Gran Hermano VIP.

Historiales amorosos al margen, el pasado viernes era un día para el nuevo amor. Un sentimiento que no ha cesado desde la eliminatoria de Copa Davis que España jugó ante Inglaterra en el Club de Tenis de Puente Romano. Allí fue una de las primeras veces en las que su ya mujer ejerció oficialmente como su novia. A finales de este mes, la pareja regresará a Marbella. Otra vez a Puente Romano y por motivos deportivos, ya que Feliciano López es una de las caras que estarán en Senior Master Cup que organiza todos los años.

Una novia agobiada

Fueron pocos los detalles que trascendieron el pasado viernes sobre este esperado enlace. La de ayer fue una jornada donde Sandra Gago estuvo radiante, con un diseño de Jesús Peiró y joyas de Rabat, al igual que las alianzas. ABC supo que estaba agobiada, pero no era vértigo, sino la ya citada previsión de lluvia que podía amargarle el día. Además, se preparó en los días previos con algunos rituales de belleza. El mismo jueves subió a su Instagram uno de sus secretos para estar perfecta. «Pruebas, nervios y mucha ilusión. Aquí estoy mimando y preparando la piel para llegar perfecta y disfrutar como nunca de nuestro día», publicó en una foto, donde se podían ver unas ampollas de la marca ISDIN, a la que definió como «aliado para lucir una piel tersa y perfecta en uno de los momentos más especiales de mi vida». Para su segunda boda, el novio confió en la sastrería madrileña Just One, una tienda multimarca en el barrio de Salamanca vinculada al mundo del tenis. Uno de los dueños es Goyo Fernández, socio de Jaime de Marichalar en la firma de sastrería Be Corner.

El boceto del vestido novia de Sandra Gago
El boceto del vestido novia de Sandra Gago - ABC

Todo estudiado al milímetro par que Feliciano y Sandra disfrutaran de su gran día en Alducia, la sierra de Istán, uno de esos lugares paradisíacos que ofrece la Costa del Sol. Y es que escasos minutos de la Milla de Oro de Marbella, la Finca La Concepción es un enclave privilegiado para celebrar una boda de ensueño. Sobre Marbella las gotas cayeron a primera hora de la mañana, para encoger el corazón de una novia que llevaba días suplicando a los cielos que no descargaran cuando se viera ante su amado tenista rodeada de sus familias y amigos. Pero, como dice el refranero, «boda lluviosa, novia dichosa», el tiempo de ayer no hizo más que confirmar que Sandra Gago es «The One» para Feliciano López.