Lola Flores en el banquillo por delito fiscal, 1989
Lola Flores en el banquillo por delito fiscal, 1989 - Miguel Berrocal

Los famosos del fisco

Actualizado:

Cumplió Hacienda, allá en los 80, el mejor spot de su género que se recuerda: condenar a Lola Flores por cuatro delitos fiscales. Cuatro, sí, que se dice pronto. A la Faraona se le olvidó presentar la declaración de la renta entre los años 1982 y 1985. Aquello fue un trueno, en la biografía de Lola, y un show también. «No sabía que esto podía tener tanto castigo para una persona que no tiene dinero», soltó la artista, con una punta de desesperación, otra punta de cabreo y otra de casi plegaria. Lola, tan suya, hizo cuentas y le salía que una peseta por español en curso saldaba su deuda. Pero la peseta por cada español caritativo, o solidario, no llegó nunca, obviamente. Lola, con este episodio, está ahí, para siempre, en la copa de los famosos que más tarde o más temprano han tenido desacuerdo o pleito con el Fisco.

Son los famosos del fisco, a su pesar. Hace dos tardes, Shakira ha sido requerida para abonar una deuda millonaria. La fiscalía de Barcelona la señalaba por un presunto fraude fiscal, que asciende a más de quince millones de dólares. Ana Torroja llegó a sentarse en el banquillo, y finalmente pactó una condena y una multa de 477.600 euros. Los cantantes y los futbolistas son los gremios a los que la Hacienda Pública les ha corregido las tesorerías, bajo números de mucho bulto. Leo Messi y Cristiano Ronaldo están aún a bordo de los titulares, porque no se resuelve el tiquitaca de negociaciones con las deudas largas que les reclama el Fisco español.

Hay muchos otros futbolistas en situación semejante. Arantxa Sánchez Vicario tuvo en su momento el domicilio de residencia en Andorra, pero los inspectores de Hacienda arriesgan que de Andorra nada, con lo que los tributos de la tenista fueron eludidos en España. Su caso trepa, en cifras, a los cinco millones de euros, incluyendo multa, e intereses. La localidad de Andorra también asomó en la noticia de que Montserrat Caballé tenía deudas con el Fisco. Salió Andorra, pero Andorra no sirvió para nada, porque Caballé tuvo que abonar lo preceptivo. Su caso también arrastra cierta estampa insólita, como el de Lola Flores, pero de otra manera. Caballé aceptó finalmente la resolución adversa, ante el juez, y por videoconferencia, desde el salón de su propia casa. Cedió al delito de fraude, por valor de 500.000 euros, y ratificó el pacto al que llegó tiempo atrás con la fiscalía y la Abogacía del Estado, que le imponía una pena de seis meses de prisión que nunca llegó a cumplir.

Si tiramos de hemeroteca reciente, resulta que hay famosos en abundancia que andan en trifulca o desacuerdo con los criterios de la Agencia Tributaria, desde Luis Figo a Rosa Benito. Y citamos dos nombres distintos y distantes, por ilustrar las anchuras del asunto. Algunos casos han de dirimirse, aún. Otros no. Hay quien ha tenido que vender su propia casa para afrontar las deudas crecientes con Hacienda.