Una de las secciones de la exposición «Una crónica de moda. Colección Naty Abascal»
Una de las secciones de la exposición «Una crónica de moda. Colección Naty Abascal» - BELÉN DÍAZ

Una exposición rinde homenaje a Naty Abascal, musa de Oscar de la Renta

La colección privada de la íntima amiga del modisto Valentino permanecerá hasta diciembre en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando

MADRIDActualizado:

Una de las salas de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando se ha convertido en los últimos días en una ventana para contemplar y admirar el universo de Naty Abascal. Las nuevas generaciones la conocen por ser un personaje de la crónica social, por eso, con esta exposición, comisariada por Eloy Martínez de la Pera en colaboración con la revista «Telva», se pretende ensalzar a Naty Abascalcomo una figura imprescindible en el mundo de la moda. Para ello, la musa de Oscar de la Renta e íntima amiga de Valentino ha cedido muchas de sus piezas de alta costura, joyas, cuadros, cerámicas, libros y mobiliario que se encuentran en sus casas de Sevilla y Madrid, que lleva atesorando desde 1965, cuando realizó aquella mítica portada de «Harper's Bazaar» con fotografías de Richard Avedon.

«Naty Abascal ha sido prescriptora, estilista, incluso una mujer que ha apoyado a jóvenes creadores en la actualidad, como pueden ser Jorge Vázquez o Aquazzura», comentó ayer Eloy Martínez de la Pera durante la presentación de la exposición a los medios de comunicación. La muestra está estructurada en seis secciones: «Raíces», «Pasión», «Amistad», «Admiración», «Única» y «Siempre». En ellas se vinculan piezas de alta costura de diseñadores como Cristóbal Balenciaga, Valentino Garivani, Hubert de Givenchy, Giorgio Armani, Oscar de la Renta, Yves Saint Laurent, Azzedine Alaïa, Roberto Cavalli o Jacqueline de Ribes con cuadros de Andy Warhol, Salvador Dalí, Francis Bacon, Tom Wesselmann, Roy Lichtenstein, Fernando Zóbel o Günther Forg. «Para Naty todas sus piezas son especiales, pero sin duda las joyas de la corona para ella son el vestido rojo de Oscar de la Renta o dos muy especiales que hay aquí de Valentino: uno blanco de plumeti y el traje de madrina que el diseñador italiano le hizo para la boda de su hijo Rafael», explicó Martínez de la Pera. En octubre de 2014 falleció Oscar de la Renta, gran amigo de Abascal y ella sigue echándole mucho de menos: «Todavía se emociona cuando habla de él».

La exposición estará en la Real Academia de Bellas Artes los próximos dos meses. En ella también se exponen fotografías legendarias de Naty Abascal, disparadas por Peter Beard, Frank Hovart y Norman Parkinson. Un retrato de Antony Armstrong-Jones, Lord Snowdon, uno de los fotógrafos más importantes de Gran Bretaña -quien fuera marido de la princesa Margarita, hermana de la Reina Isabel II-, da la bienvenida a los visitantes de la exposición. «Naty Abascal vivió en Nueva York en los años de Studio 54 y de Andy Warhol. Ella estuvo allí, en la moda de los 60, cuando Balenciaga estaba a punto de cerrar su atelier. Ella fue un icono y lo sigue siendo. A través de ella se puede realizar una crónica de moda hasta nuestros días», contó Martínez de la Pera.

Con la intención de dar a conocer el personaje de Naty Abascal, en la muestra también se incluyen dos cuadros de José Gutiérrez de la Vega, datados en 1865, «Cortejo entre majos y majas». Entre la colección privada de la estilista de moda, también se encuentran tres lebrillos de alfarería andaluces. También una colección de polveras de Estée Lauder y libros de artistas como Rothko y fotógrafos de la talla de Helmut Newton, Christian Dior, Avedon y del filósofo Roland Barthes. «Lo que más va a echar de menos Naty Abascal en su casa durante los próximos dos meses van a ser sus libros», concluyó Martínez de la Pera.