Eugenia Martínez de Irujo, indignada con el posado de Fran Rivera y su hija Tana

Su padre accedió a fotografiarse con ella para «evitar que alguien se lucrara con las fotos de su hija y para normalizar su cara»

ABC.ES
MadridActualizado:

El pasado lunes Cayetana Rivera Martínez de Irujo, la única hija fruto del matrimonio de Francisco Rivera Ordóñez (43 años) y Eugenia Martínez de Irujo (48) cumplía 18 años, una mayoría de edad que prometía ser tranquila. Su padre accedió a fotografiarse con ella para «evitar que alguien se lucrara con las fotos de su hija y para normalizar su cara», según aseguró Beatriz Cortázar en el «Programa de Ana Rosa». Sin embargo, no parece haber salido del todo bien puesto que el resto de colaboradores afirmaron que a su madre le sentó muy mal la decisión tomada. « No estaba muy conforme con esta estrategia. Por la mañana se levantó contrariada, muy disgustada y sorprendida; aunque durante el día se fue tranquilizando», dijo Antonio Rossi durante la retrasmisión.

A pesar de que «Las fotos fueron consensuadas para intentar minimizar el impacto por tener 18 años y normalizarlo», la hija de la duquesa de Alba cree que en con la publicación de esas fotografías se ve solo la buena relación que la joven mantiene con su padre, dejando a un lado la maravillosa sintonía que tiene ella con su primogénita. «Es un posado hecho de firma muy cariñosa, con todo el respeto», intentaba justificar la periodista al torero durante el programa.

Según Rossi, Eugenia ya conocía la existencia de las fotos del torero con su hija, la nieta de la duquesa de Alba, pero al levantarse por la mañana y verlas se mostró «muy contrariada y muy disgustada por la estrategia que se había tomado», al haber enviado a las revistas unas fotografías de un posado junto a su hija para darle a conocer a todo el mundo sin ocultar su rostro.

Mucho ha pasado desde feliz acontecimiento que llenó de alegría a unos padres más que enamorados y, sobre todo, a la duquesa de Alba, que veía cómo la niña de sus ojos se convertía en madre de un precioso bebe al que bautizaron con el nombre de Cayetana en homenaje a su abuela. Ahora parece que la tensión vuelve a resurgir entre Eugenia Martínez de Irujo y Fran Rivera.