Meghan Markle - REUTERS | Vídeo: Quién es Meghan Markle

Boda Meghan Markle y el Príncipe HarryLos Markle celebran la boda con coronas del Burger King

La madre de Meghan ha sido el único miembro de la familia de la novia que ha acudido a la boda

MadridActualizado:

Las últimas semanas la familia de Meghan Markle ha sido el objetivo de paparazis y prensa del corazón. Ella y el Príncipe Harry han luchado contra viento y marea para intentar controlar los daños causados por la familia de la novia que a día de hoy todavía continua continúa afectando su boda real.

La tía y la prima de Meghan que viven en Sanford, Florida, no fueron invitadas a la boda real, pero se sintieron como realeza durante el enlace celebrado este sábado por la mañana. Heraunt Teresa, de 67 años, y su primo Nick, de 38, llegaron al famoso restaurante de comida rápida de Burger King, situado cerca de su casa minutos después de que finalizase la ceremonia. Comieron en el restaurante y a la salida lucieron las coronas del Burger King, el emblema de cartón del local.

Nick declaró al diario británico «Daily Mail» que la familia había visto la ceremonia en televisión, pero se negó a realizar ningún tipo de declaración al respecto. Justo en el momento en que los Markles entraban a comer en el Burger King de Sanford, en Windsor el Duque y la Duquesa de Sussex disfrutaban junto con sus 600 invitados de la cerebración posterior a la ceremonia.

Solo un invitado de la familia de Meghan

La única invitada que acudió por parte de la familia de la novia a la boda real ha sido su madre, Doria Ragland (61), que hoy la ha acompañado hasta la capilla de San Jorge y no ha parado de llorar durante toda la ceremonia. Asimismo, varios miembros de la familia de Markle, incluidos sus sobrinos Tyler Dooley y Thomas y su madre Tracy, que estaba casada con el hermanastro de Markle, tampoco fueron invitados a la ceremonia, por lo que decidieron actuar como comentaristas de la boda en el programa matinal: «Good Morning Britain».

Antecedentes

Por un lado, los hermanastros de la exactriz estadounidense han eclipsado el centro de atención de la prensa británica comentando detalles íntimos de la novia y acusándola de su mal comportamiento con su familia durante los últimos años. «Cuanto más tiempo pasa para la boda, se hace cada vez más claro que este es el mayor error en la historia de las bodas reales. Meghan Markle no es, obviamente, la mujer adecuada para usted», con estas líneas, Thomas Markle Jr, hermano mayor de la estadounidense, avisaba al Príncipe Harry de que todavía «está a tiempo para parar la boda». Por su parte, su otra hermanastra Samantha la acusó no invitarle a su primera boda por estar en silla de ruedas -sufre esclerosis múltiple-, criticando en Twitter que invite «600 desconocidos sin reservar un lugar a la familia», ha animado al Príncipe Harry a «madurar» porque «defender la ayuda humanitaria no funciona mientras permites a Megan que ignore a los Markle».

Pero a pesar de todas las acusaciones, la pareja se mantuvo fría, y tan solo emitió declaraciones a través de un comunicado emitido por el palacio de Kensington en el que pedían al público su «comprensión y respeto», especialmente por su padre.

Meghan junto a su padre
Meghan junto a su padre

Recordemos que el padre de la actriz, Thomas Markle, estuvo a punto de llevar a su hija hasta el altar. «Ambos padres de la novia tendrán un papel importante en la boda», anunciaban a través de un cominicado. Sin embargo, estos planes se truncaron pocos días antes de la ceremonia debido a unas imágenes pactadas con un paparazzi. La hermanastra de Meghan se responsabilizó de las fotos: «La mala prensa sobre mi padre haciéndose fotos es mi culpa», twitteó Grant el 14 de mayo . «Los medios injustamente lo hacían parecer malo, así que le sugerí que hiciera fotos positivas para su beneficio y el beneficio de la familia real». Tras el escándalo Thomas, de 73 años, anunció que no asistiría a la boda debido a la vergüenza que sentía. Sin embargo, días después sufrió un ataque al corazón.