Camilo Sesto
Camilo Sesto - Ernesto Agudo

Camilo Sesto desmonta las mentiras de su expareja

El cantante sale al rescate de su hijo «Camilín» y correrá con los gastos del divorcio del joven

MadridActualizado:

Tras su aparición, en noviembre de 2018 de noviembre, en el Florida Park de Madrid para presentar su nuevo álbum, «Camilo Sinfónico», su pasado y presente personal volvieron aflorar para no precisamente dejarle en muy buen lugar como padre y como examante. También su estado de salud ha sido muy cuestionado. Pero Camilo Sesto (72 años) ha decidido zanjar todas las especulaciones aportando pruebas, que en estos tiempos tanto se valoran.

La revista «Corazón» ha tenido acceso al certificado médico de su último ingreso el pasado mes de noviembre, en el que se le diagnostica una gastroenteritis común y queda patente que no sufre ninguna otra dolencia tras haber sido examinado en el Hospital Montepríncipe de Madrid. Sobre su tan comentada dificultad al andar, el cantante sufre una lesión en el pie, para la que ha buscado remedio poniéndose en manos del doctor Villamor, el popular traumatólogo, que en su día operó a Don Juan Carlos. Para demostrar su buen estado, comparte una instantánea de una de las últimas comidas en casa acompañado de amigos y gente de confianza.

Otra de las polémicas es la relación con su hijo. Tras la estancia de «Camilín» como cariñosamente se refieren a él, el pasado verano en nuestro país, se le acusó de haberle desheredado y exiliado a la caseta de la piscina. La decisión de alojarse allí fue del joven, que prefería así tener su independencia para componer y verse con amigos. Precisamente fue durante esta visita cuando el padre se enteró de que su hijo se había casado hacia unos años en México con Samira, una joven suiza que ahora le pide el divorcio de forma amistosa porque ha rehecho su vida y quiere volver a casarse. Una exclusiva que apunta Aurelio Manzano y que suponemos la madre del joven ni siquiera conocía o ha preferido ocultar.

El cantante correrá con todos los gastos legales para que esta situación deje de incomodar a su hijo. Siempre se ha hecho cargo de él y ahora no podía ser menos. Y lo de desheredarle ni se lo plantea y él joven lo sabe.

Lo que quiere es que termine el que será su próximo disco homenaje a las canciones de su padre, que tiene que entregar a Universal antes del 11 de marzo. El documento que le hizo firmar no es otro que una tarjeta de crédito para que disponga de ella libremente cuando sea necesario.

Deudas pendientes

El joven Camilo, a pesar de lo que la madre, Lourdes Ornelas, va contando por los platós de televisión, no tiene buena relación con ella. Tanto es así que le ha pedido a su entorno que no le den la nueva dirección de su bungaló en México, para evitar que se vuelva a producir lo que le pasó con su anterior alquiler. Y es que durante un año, la mexicana se ha estado quedando el dinero que el cantante le enviaba a su hijo para sufragar los gastos de la vivienda. El propietario reclamó la deuda pendiente y Camilo no tuvo más remedio que hacerse cargo de la situación, a cambio de que su hijo se mudara a otro lugar y así evitar, sustos mayores.

El resto de acusaciones el entorno del artista no entra ni a valorarlas, porque, tal y como asegura su representante Cristóbal Hueto, «es el propio Camilo el que hace tiempo que decidió que no le pasaran llamadas de esta señora». Por lo que llevan años sin tener contacto, aunque esta es conocedora de que él nunca ha dejado de atender a su hijo en todos los aspectos. Incluso cuando les amenaza con darlo por desaparecido. Situación que no les preocupa porque demuestran con documentos, ingresos y mensajes, que tienen contacto directo con él. No hay cosa que le haga más ilusión ahora mismo al artista que poder escuchar a su hijo cantar sus canciones. El resto son invenciones de Ornelas para sobrevivir.