Belén Esteban
Belén Esteban - Gtres

Belén Esteban, indignada por la vuelta de Jesulín a la televisión: «Me muerdo la lengua y me sale sangre»

El torero repasó sus inicios en los ruedos y habló de su familia. Lo que molestó a la colaboradora es que en ningún momento mencionase a Andrea Janeiro, la hija que tiene en común.

MadridActualizado:

El pasado viernes por la noche, el torero Jesulín de Ubrique fue junto a la presentadora Cristina Pedroche fueron los invitados de «La noche de Rober», un nuevo programa de entrevistas presentado por Roberto Vilar junto a Silvia Abril y otros colaboradores del espacio.

El torero, que llevaba casi cuatro años sin conceder una entrevista en televisión, escogió este para reaparecer y confesar sus intimidades en la entrevista más desenfrenada de su vida. Su fallida relación con Belén Esteban convirtió a Jesulín de Ubrique en principal objetivo de la prensa del corazón y el torero decidió apartarse del foco mediático. El torero repasó sus inicios en los ruedos y habló de su familia. «Cada día llevo a mis hijos al colegio, me voy al campo, saco a mis perros, echo de comer a mis vacas y toros». Sin embargo, en ningún momento mencionó a la hija que tiene en común con Belén Esteban, Andrea Janeiro, y sí habló de los problemas de salud de María José Campanario, de quien dijo que habla cinco idiomas y tiene dos carreras.

Poco tiempo pasó hasta que la colaboradora se pronunciase a través de «Sábado Deluxe», en el que dijo visiblemente molesta: «No tengo nada que decir. Si por mí fuera, diría mucho, pero no puedo», explicó la presentadora de televisión con el gesto torcido. «Yo ya hablé y por la que más quiero no voy a hablar ni media. Me muerdo la lengua y me sale sangre, pero no tengo nada que decir».

Los compañeros de Belén intuyeron que la decisión del diestro de no hablar de su hija se debía al comunicado que envió a principios de año en el que pedía volver a ser una persona anónima. «Con motivo de la presión mediática a la que me estoy viendo sometida, muy especialmente desde que alcancé la mayoría de edad, quiero pedir públicamente a los medios que pongan fin a dicha situación y a la vulneración de mis derechos al honor, la intimidad y a la propia imagen», exigió la joven, a través de sus abogados. «He sido, y soy, coherente y consecuente con mi voluntad de permanecer ajena a los focos, y trato de preservar mi intimidad en la medida de lo posible pese a mis específicas circunstancias familiares». Aclaraba de que a pesar de que sus padres fuesen personajes públicos ella no quería seguir su camino: «Lo respeto profundamente pero por mi parte nunca he participado de ningún modo en esa exposición pública». Así, Andrea pedía que se respetase su deseo «de vivir en el más estricto anonimato».