Albert Rivera y Malú saliendo juntos del hospital
Albert Rivera y Malú saliendo juntos del hospital - JLVM

Albert Rivera y Malú ya no se esconden: oficializan su amor a la salida del hospital

El líder de Ciudadanos y la cantante imprimen naturalidad a su relación tras cinco meses juntos

MadridActualizado:

Malú ha gritado a los cuatro vientos lo que siente por Albert Rivera. No lo ha hecho a través de su voz desgarrada y llena de sentimiento con la que ha despachado miles de discos, sino de una manera tácita pero muy directa. Eligiendo la palabra adecuada, pero sin necesidad de pronunciarla. La camiseta que eligió ayer la cantante para acompañar a su amado a la salida del Hospital Universitario HM Puerta del Sur de Móstoles era toda una declaración de intenciones. «Love» se podía leer claramente en letras rojas en la prenda de algodón de la marca gallega Timeline que puede adquirirse online por 45 euros. De esta manera, el líder de Ciudadanos y la cantante madrileña oficializaban su relación en una semana en la que se han sucedido los rumores de crisis y ruptura.

Una aparición perfectamente estudiada. Rivera recibía el alta médica tras dos días ingresado por una gastroenteritis grave «un cuadro sincopal, probablemente por salmonella», según el parte médico. El líder de Ciudadano sabía perfectamente que la prensa le aguardaba en la puerta del hospital y decidió que este era el momento perfecto para dejar de esconderse tras cinco meses de relación en los que la presión mediática ha ido in crescendo. No han faltado las cámaras en las puertas del domicilio de Rivera en Pozuelo, ni en sus salidas a restaurantes con amigos ni en su última escapada a Troia (Portugal). Estas últimas imágenes guardadas en un cajón y que podrían llegar a cotizar los 80.000 euros.

«Un buen susto»

Tras la salida conjunta del hospital, Malú se dirigió hacia el coche mientras que dejó a su novio solo ante el peligro para lidiar con la preguntas de la prensa. «Bueno, ha sido un susto pero estoy mejor», ha zanjado Rivera, quien ha dado las gracias por todos los mensajes de apoyo que, dice, le han llegado. «Me pegué un buen susto, hemos pasado unos días aquí en el hospital, pero me han dado el alta y me han dicho que a cuidarse».

De esta manera, la pareja comienza a dar naturalidad a una relación que ha copado miles de titulares y que de alguna manera se coló incluso en las informaciones de crónica política. El blindaje en torno a la pareja ha desatado multitud de teorías sobre por qué no oficializaban su relación. Se llegó incluso a especular con que la pareja quería retrasar su primera aparición pública y separarla en el tiempo de las elecciones generales y autonómicas para que no les afectase en sus carreras. Ahora mismo mucho más agitada la de Rivera que la de Malú. La cantante canceló la segunda parte de su gira «Oxígeno Tour» tras la rotura de ligamentos que sufrió en su tobillo derecho tras una caída durante los ensayos generales de la gira. Aún así, las malas lenguas apuntaban a que la artista quería esperar a que se formasen los ayuntamientos para que no peligrasen sus supuestas contrataciones de cara a las fiestas patronales de verano que salpican la geografía española durante estos meses.

Nuevo nido de amor

Y por mucho que algunos medios incluso se atreviesen a hablar de crisis, la revista «Semana» publicaba el pasado miércoles unas imágenes de la pareja en las que aparecían visitando la casa de Malú en La Florida en el barrio de El Plantío situado en el distrito de Moncloa-Aravaca, donde podrían mudarse próximamente. La vivienda fue adquirida por la cantante el pasado octubre por un millón y medio de euros y consta de 500 m² edificados sobre una parcela de 3.000 metros. Actualmente, Malú vive de alquiler en una mansión en La Finca.

Mientras su relación se consolida a pasos agigantados, la presencia de la expareja de Rivera, Beatriz Tajuelo, se intensifica en el panorama social. Esta semana ha sido uno de los rostros conocidos que ha querido apoyar la moda española acudiendo a varios desfiles celebrados en el marco de la Mercedes Benz Fashion Week Madrid. Como es natural, Tajuelo no se pronuncia sobre su ex pero sabe bien cómo capear las preguntas de la prensa con un amplia sonrisa y exquisita educación. Su carrera profesional está enfocada ahora a temas de comunicación y manejo de redes sociales sobre todo en Instagram, donde da buena cuenta de su día a día, de su pasión por la moda y por el azul de las aguas de Menorca.

Beatriz Tajuelo en la Mercedes Benz Fashion Week de Madrid
Beatriz Tajuelo en la Mercedes Benz Fashion Week de Madrid - BELEN DIAZ