Economía

Los turistas gastan en Madrid un 52 por ciento más que la media de España

La Comunidad espera que las cifras de 2016 superen el récord de los 11 millones de visitantes del ejercicio anterior. De ellos, 5,3 son extranjeros

MADRIDActualizado:

La cifra emblemática de los 11 millones de turistas volverá a superarse este año, según todos los indicios: hasta noviembre ya habían visitado la región más de 10,5 millones de personas, y en un mes de gran «tirón» como diciembre se esperaba superar los casi 900.000 viajeros que arribaron a la comunidad en un mes «valle» como noviembre. Pero la gran fortaleza de Madrid este año, desde el punto de vista turístico, es el gasto efectuado por cada visitante: supera la media nacional. Algo a lo que ayuda la cada vez mayor afluencia de visitantes extranjeros, llegados de los llamados destinos de largo radio, que suelen estar asociados a un turista de mayor poder adquisitivo.

Según los últimos datos oficiales –que incluyen hasta finales de noviembre–, la Comunidad de Madrid es la primera región de España en gasto medio por turista: 1.138 euros, frente a los 1.023 de la media nacional. En el último mes del que se tienen registros, noviembre, el gasto medio diario por turista internacional en Madrid fue de 211 euros, un 52 por ciento superior a los 138 euros de la media nacional. Sumando números, resulta la friolera de 511 milones de euros gastados por los turistas internacionales con destino principal en la Comunidad de Madrid durante el pasado mes de noviembre; lo que supone un 12,67 por ciento más que en el mismo mes del año anterior. El total acumulado, a falta del dato de diciembre, supera los 7.000 millones de euros.

La Comunidad de Madrid ha recibido hasta final de noviembre nada menos que 10,5 millones de turistas. Una cifra que permite suponer que el récord de visitas de 2016 –que superó ligeramente los 11 millones– vuelva a repetirse. «Probablemente se batirá ese récord, pero no queremos dormirnos ni pararnos a mirar el cuentakilómetros; cualquier atisbo de autosatisfacción nos llevaría al fracaso», explica Carlos Chaguaceda, director general de Turismo.

Crecimiento sostenido

Aún con el susto en el cuerpo de la crisis que afectó duramente al sector en los años 2012 y 2013, los responsables de turismo de la región se centran en atraer visitantes. Sobre todo, para equilibrar los porcentajes de visitantes nacionales y extranjeros: del total de los que han llegado hasta noviembre, 5,3 millones eran foráneos y el resto, residentes en España.

La cifra de pernoctaciones conseguidas sobrepasa ampliamente los 20,3 millones, y de ellas 10,9 millones son de viajeros procedentes del extranjero. «Los datos son buenos», reconoce Chaguaceda. Lo son en el cómputo general –«Madrid crece en número bruto de turistas un 12 por ciento, y también en porcentaje de turismo internacional y en las cifras de gasto»–, en la comparativa –«la región madrileña es la comunidad donde hay más gasto medio por turista»–, y en la evolución nacional –«Madrid encabeza el crecimiento de gasto entre comunidades autónomas»–.

Los esfuerzos del sector se han centrado en el llamado destino de largo radio. Y, para atraerlo, lo primero que ha sido necesario es paliar los problemas de conexión que existían, especialmente con Oriente. La iniciativa privada ha sido muy importante en este sentido: la Administración regional reconoce el esfuerzo de Iberia y otras compañías aéreas, que han abierto vuelos directos semanales con ciudades de China, con Tokio (Japón) o con Nueva Delhi (la India). «El reto es captar a este turismo de calidad; Madrid no puede dejar pasar una oportunidad así», insiste Chaguaceda.

En cuanto a América, también se mira con atención desde Madrid. Especialmente, Estados Unidos, que se ha convertido en uno de nuestros mercados más atractivos. La ventaja del turismo de largo radio es que «supone riqueza: te eligen de entre grandes opciones, y no vienen pensando en playa, sino a tener una experiencia turística de lo que es España. Y Madrid es la puerta», señala.

Una puerta desde la que se puede llegar, en apenas dos horas, a casi una docena de ciudades Patrimonio de la Humanidad o monumentos de alto valor artístico e histórico. Con esta idea trabajan los responsables del turismo en la región: la de presentar Madrid como el resumen de todo lo que tiene España.

Ese turismo de largo radio es una de las prioridades en el plan de trabajo del sector turístico. Pero no es el único objetivo: también está el visitante de más corto radio, que llega de diferentes puntos de la Unión Europea, y especialmente desde Reino Unido, Francia, Alemania o Italia. En todos los casos, se persigue como meta incrementar el nivel de gasto de las personas que nos visitan, en una clara apuesta por el turismo de calidad frente a la cantidad. Si el viaje a Madrid incluye también visitas a Aranjuez, El Escorial o Alcalá de Henares, es probable que el número de noches que se pasan en la región aumenten, superando las casi dos –1,9– que se alcanzan de media actualmente.

Esta misma premisa sirve para el turismo nacional, al que también se quiere invitar a conocer esos otros atractivos que tiene Madrid, más allá de lo patrimonial y de la amplia oferta de ocio de la ciudad. Esta será la idea de la próxima campaña que va a poner en marcha la Comunidad de Madrid, bajo el lema «¿Conoces Madrid?» y unas sugerentes fotos de Alcalá, Aranjuez y El Escorial.

El peso de Barajas

En la actualidad se trabaja para establecer un convenio que ponga en marcha un tren especial hasta El Escorial, del estilo de los que ya funcionan hacia Alcalá –«tren de Cervantes»–o Aranjuez –«tren de la fresa»–.

En el éxito turístico de Madrid tiene un peso fundamental el aeropuerto Barajas-Adolfo Suárez, el primero de la península en número de viajeros. El año pasado, volvió a incrementar sus cifras, superando los 50,4 millones de usuarios, situándose por encima del resto de España.

2017 se presenta con las mejores perspectivas. No sólo por la celebración del World Pride–que según el coordinador general del Ayuntamiento, Luis Cueto, podría atraer «entre 1,5 y 2 millones de visitantes»–, sino también por las nuevas vías que quieren abrir desde la Comunidad. Caminos a emprender para «dar más experiencias» al turista.

Una de ellas sería el desarrollo del turismo de golf, aprovechando que Madrid tiene 32 campos para la práctica de este deporte. El buen clima de Madrid –con inviernos fríos pero muy soleados–, sumado a la oferta gastronómica y de compras, puede resultar una combinación tentadora como oferta de fin de semana para muchos amantes de este deporte que difícilmente pueden practicarlo en los meses invernales en sus países de origen.

Otra vía que se estudia es la del turismo del español: conseguir que Madrid se llene de estudiantes de nuestra lengua, de forma similar a lo que ocurre en países como Irlanda con los alumnos de inglés en verano. En este sentido, la Comunidad de Madrid estudia contactos con el Instituto Cervantes y con distintas universidades.

Hay muchas otras posibilidades de promoción en estudio. Como aprovechar efemérides como el 40 aniversario del maratón de Madrid para promocionarlo e intentar convertirlo en un foco de turistas como ocurre con otras pruebas deportivas similares en diferentes ciudades del mundo. O planificar rutas del vino –«tenemos una oferta mejor incluso de lo que piensan los madrileños»–, gastronómicas, etcétera.

Las posibilidades continúan: hay que sacar partido, aducen, a las ventajas de Madrid en el plano de la calidad de los servicios, el confort, la seguridad que ofrece, a la hora de desarrollar cualquier actividad. «Lo que quiera el visitante, desde ir de compras a hacer una excursión, el turista en Madrid se siente libre, la oferta le permite hacer lo que quiera con fiabilidad», argumenta el director general de Turismo.

La ciudad rodeada de joyas monumentales, con una rica oferta de ocio –Mad Cool vuelve este año a la capital, y Guns & Roses actuarán en junio–, o en la que venir por negocios o congresos y disfrutar, de paso, de una de las mejores gastronomías, está en vísperas del inicio de la feria de turismo más importante del país y una de las mayores del mundo: Fitur, en la que participarán de una u otra forma unas 9.000 empresas, y que supone un impacto para la economía de 240 millones de euros en sus cinco días de duración.

En una sociedad en la que el turismo se ha convertido en pieza clave –según datos de la OIT, se ha pasado de 22 millones de turistas en el mundo en 1950 a 1.200 millones en 2016–, el Gobierno regional de Madrid apuesta por fomentar este sector, que «es un canal para crear riqueza», y en el que «nos queda mucho por hacer, porque es una realidad muy competitiva», asegura Chaguaceda.