Cartel de una protesta en madrid tras la sentencia de La Manada en octubre pasado
Cartel de una protesta en madrid tras la sentencia de La Manada en octubre pasado - Maya Balanyà

Un presunto violador llama al 091 porque los amigos de la víctima querían pegarle tras la agresión

La Policía investiga los hechos ocurridos la madrugada del domingo en un bar de copas de Chamberí

MadridActualizado:

Un joven de 28 años y nacionalidad argentina fue detenido el pasado domingo por agentes de la Policía Nacional acusado de violar a una chica de 20 nacida en España. Los hechos, que ocurrieron en el distrito de Chamberí sobre las 3.30 de la madrugada del día 8, están siendo investigados por la Unidad de Atención a la Familia y Mujer (Ufam). Las versiones son encontradas y el supuesto atacante sostiene que mantuvieron relaciones sexuales consentidas, mientras que la mujer afirma lo contrario.

Al parecer, la pareja se conoció en un local de copas situado en la calle de Fernández de los Ríos. Ella iba acompañada de unos amigos, al igual que él, según fuentes policiales.

En un momento dado, los jóvenes intimaron y salieron del establecimiento. Ya en la calle, siempre según el testimonio de la joven, se alejaron unos metros y, para la sorpresa de ella, él la acabó violando contra un coche situado en las inmediaciones. Estaban en la calle de Hilarión Eslava. Ella no pudo evitarlo, si bien logró zafarse enseguida y se marchó corriendo, siempre según su relato.

Tras ello, la joven avisó a sus amigos más allegados, que se encontraban en la discoteca. Compungida, les explicó lo que le había ocurrido sin dar crédito aún a la peripecia. Un grupo de amigos, visiblemente enfadados, salieron a buscar al chico a la calle. Querían darle su merecido. La voz se fue corriendo, pero no le vieron.

Mientras tanto, el presunto violador, después de dejar a la chica, se introdujo de nuevo en el establecimiento de copas con total naturalidad. Como ni nada hubiera pasado.

«¡Me han violado!»

Entretanto, un nutrido grupo de personas que ya sabía dónde se encontraba le estaban esperando en el exterior con la intención de agredirle, por lo que, según la joven, había hecho. Fue entonces, ante el temor de que le pegaran, cuando el supuesto abusador comunicó la situación al 091. Eran cerca de las cinco de la madrugada.

Las agresiones sexuales con penetración han subido un 4,4% en el primer semestre de este año

Hasta el lugar se desplazó una patrulla de la Unidad de Seguridad Ciudadana del distrito. En la calle había más de medio centenar de personas. Algunas querían tomarse la justicia por su mano. «¡Me han violado! ¡Me han violado!», empezó a gritar la chica, visiblemente alterada, al ver a los agentes.

Una vez averiguaron lo sucedido, separaron a la gente y del establecimiento salió por voluntad propia el presunto violador, que fue detenido. Según las mismas fuentes, estaba ebrio.

Ambos fueron trasladados a la Unida de Familia y Mujer de la Jefatura Superior de Policía. Él fue directo a los calabozos y a ella le tomaron declaración y le explicaron el protocolo a seguir. Fue trasladada hasta el Hospital de la Paz para ser sometida a una exploración médica.

Las versiones, como se han dicho son opuestas, por lo que la Jefatura Superior, que confirmó lo ocurrido, investiga los hechos.

En el primer semestre de este año las agresiones sexuales con penetración en la Comunidad de Madrid han subido un 4,4 % en relación al mismo periodo de 2018. Así, han pasado de 113 a 118 solo las denuncias, según los datos recabados por el Ministerio del Interior.