Las obras en el complejo de Canalejas, entre las calles de Alcalá y Sevilla
Las obras en el complejo de Canalejas, entre las calles de Alcalá y Sevilla - FOTOS: JOSÉ RAMÓN LADRA

Las obras de Canalejas, un «dolor de cabeza» en el centro de Madrid

Los trabajos para el futuro hotel de lujo provocan el cierre parcial del Metro durante varias semanas

MadridActualizado:

Las obras del Centro Canalejas, un macrocomplejo de 50.000 metros cuadrados formado por siete emblemáticos edificios, entre las calles de Alcalá, Sevilla y la Carrera de San Jerónimo, han ocasionado hasta la fecha más problemas de lo esperado. Más allá de la tramitación administrativa, cuyo bloqueo en 2015 mantuvo en vilo el proyecto durante casi diez meses, la «cirugía» de precisión empleada por OHL, la empresa que se encarga de la remodelación, ha provocado controvertidos episodios (entre ellos, un escape de gas) con incidencia directa sobre la ciudadanía. El último, el cierre parcial de la línea 2 de Metro que se prolongará, al menos, durante varias semanas.

Según explican fuentes del suburbano a este periódico, los trabajos en la reforma integral del aparcamiento afectaron el pasado viernes a una pared del túnel, en las inmediaciones de la estación de Sevilla. Tras suspender el funcionamiento de la línea entre Sol y Retiro, técnicos de Metro y OHL inspeccionaron la zona afectada y descubrieron la existencia de «un desplazamiento de milímetros». «Por precaución, la circulación de trenes estará interrumpida hasta que se subsane la incidencia», añaden las mismas fuentes. Desde OHL, por su parte, declinan hacer declaraciones: «De las obras no tenemos nada que decir».

Sin embargo, el silencio de la compañía no oculta el quebradero de cabeza que la piqueta ha generado en el flujo de pasajeros que transitan cada día por este tramo de la red. La queja más recurrente es la falta de un servicio especial de autobús que cubra de manera gratuita el trayecto; un enlace que la Consejería de Transportes de la Comunidad de Madrid espera poner en marcha a partir del próximo viernes. La imposibilidad de implantar una cabecera extra en la Puerta del Sol, así como su paso por Sevilla, dificulta sobremanera la operación.

El Consorcio de Transportes estudia dos posibles recorridos, Retiro-Banco de España o Retiro-Callao, con el que paliar la problemática actual. Para ello, apuntan en el organismo público, se valora la opción de retirar plazas del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) para dejar espacio a las paradas temporales de subida y bajada de viajeros. En cualquier caso, recuerdan que las líneas ordinarias de EMT que transcurren entre Retiro y Sol se han reforzado.

Cartel que anuncia el cierre
Cartel que anuncia el cierre

En un acto de Metro celebrado a principios de semana, la consejera de Transportes, Rosalía Gonzalo, señaló que el procedimiento a seguir será «el que sea más seguro para las obras y para la red». Asimismo, el consejero delegado de Metro de Madrid, Borja Carabante, indicó que «no hay plazo concreto» para la reapertura del tramo y estimó en «semanas» la duración de la incidencia. El problema en la pared del túnel, cerca de la estación de Sevilla, fue descubierto por los sensores instalados durante la ejecución de la rampa del nuevo aparcamiento del futuro complejo, que albergará 400 plazas.

Fuga por una tubería rota

El cierre de Metro no es el primer percance que la reforma de Canalejas ocasiona en la zona. En mayo del año pasado, un escape de gas en la confluencia de las calles de Alcalá y Virgen de los Peligros obligó a cerrar gran parte del perímetro. La fuga fue provocada por una de las máquinas excavadoras, que picó por error una tubería de grandes dimensiones de Gas Natural Fenosa, lo que obligó a cerrar el tráfico por espacio de dos horas, restringir el acceso de los peatones y suspender el tránsito de la línea 2 de Metro entre Retiro y Ópera.

Cabe recordar, además, la polémica surgida con la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (Alcalá, 13), que denunció los problemas causados en sus instalaciones por «las vibraciones de las obras». Pese a que el museo cerró las salas de Goya, Arcimboldo, Rubens y Van Dyck, el Ayuntamiento no encontró relación entre los daños y los trabajos de Canalejas.