Paquita Sauquillo, en uno de los salones de la Casa de la Villa
Paquita Sauquillo, en uno de los salones de la Casa de la Villa

Memoria HistóricaEl carcelero del padre de Paca Sauquillo, entre los chequistas homenajeados por Carmena

Vicente Girauta entregó al progenitor de la responsable de la Memoria Histórica en el Ayuntamiento de la capital

MADRIDActualizado:

Los brochazos en el memorial a los fusilados en La Almudena son más que evidentes. Más allá de equiparar a inocentes con quienes participaron en matanzas organizadas, u obviar el trabajo de uno de los expertos contratados, se da la casualidad de que entre los homenajeados está el carcelero del padre de la responsable del Comisionado de la Memoria Histórica, Paca Sauquillo. Fue Vicente Girauta, presente entre los 2.934 nombres, quien firmó la entrega de José Luis Sauquillo Navarro por «monárquico».

«Tengo el honor de participarle que han ingresado en la prisión San Antón a su disposición los detenidos cuyos nombres y motivos se expresan en el dorso. Madrid, 17 de noviembre de 1936. El director general: Vicente Girauta». Este escrito, de la dirección general de Seguridad, da cuenta del ingreso de Sauquillo en una de las checas de la capital. Quien figura en la rúbrica, en efecto, aparece en el libro «Los Fusilamientos de La Almudena» de Manuel García Muñoz –el investigador contratado por el Ayuntamiento– como miembro del comité depurador de la Policía. Pese a las pruebas, Girauta será uno de los 335 «chequistas» a los que el Gobierno de Manuela Carmena recordará, al mismo nivel que los miles de fusilados por el franquismo en Madrid sobre los que no pesaban crímenes de lesa humanidad, como ocurre con Girauta y otros cientos de responsables de los centros ilegales de detención y tortura republicanos durante la Guerra Civil.

El informe anexo al que Vicente Girauta hace alusión identifica al padre de la presidenta del Comisionado, capitán de Intendencia, general del Ministerio de la Guerra, como «monárquico». «Ha efectuado trabajos en favor del fascio, especialmente en el Casino Militar, es amigo del significado monárquico Carlos Martínez (...) Figuraba afiliado al partido Radical, y anteriormente a las últimas elecciones muncipales, hizo extensa campaña en Fuenlabrada y pueblos inmediatos en favor de agrarios y radicales. Tiene ficha como fascista», justifican.

Por tales delitos, así como su negativa a adherirse al Régimen –concluye el informe avalado por Girauta–, Sauqillo fue detenido dos veces en apenas un mes; la primera, el 4 de noviembre, la segunda, el día 14 del mismo mes. Pese a ambos ingresos, evitó el paredón.

«Elemento peligroso»

Lo sorprendente es la relación de este caso con el Ayuntamiento de la capital y cómo su propio plan de Memoria Histórica descubre algunos aspectos de los miembros del Comisionado, como Sauquillo. Si bien no ha habido ninguna referencia por su parte, es paradójico que rinda tributo a quien calificó a su padre como un «elemento peligroso» y lo entregue para ser encarcelado en una checa.

Francisca Saquillo es la responsable del grupo de expertos a los que el Consistorio encargó el cambio de nombres del callejero y otros temas relacionados con la memoria en la capital. Se hizo cargo de esta materia tras los errores de su predecesora, Mirta Núñez Díaz-Balart, al frente de la Cátedra de Memoria Histórica.