Pleno en la Asamblea de Madrid - MAYA BALANYÁ

Cifuentes se atrinchera ante la exigencia de dimisión de Ciudadanos

La formación naranja da un mes al PP para que elija un candidato alternativo, y no descarta apoyar la moción de censura del PSOE contra Cifuentes

MADRIDActualizado:

Con una hora de retraso, Ciudadanos cumplió con los plazos del ultimátum dado el sábado: pidió ayer públicamente la dimisión de Cifuentes y que el PP coloque al frente del Gobierno regional a otro de sus diputados. Da por «congelado» el acuerdo de investidura con los populares porque «la confianza se ha roto», y ahora dependerá de quien sustituya a Cifuentes «si quiere mantenerlo o no». Pero en el PP aceptaron su órdago: la presidenta no va a dimitir, aseguran. De esta forma, descargan toda la presión sobre Cs y su papel en la moción de censura contra Cifuentes presentada por el PSOE.

De hecho, el portavoz «naranja» en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado, no aclaró cómo piensan hacer dimitir a Cifuentes. Denunció que el PP pusiera trabas a la comisión de investigación sobre el máster que ellos pedían como condición para «salvar» a la presidenta, y dieron de plazo hasta que finalice abril para que deje de dirigir la Comunidad de Madrid. «Si quieren conservar el Gobierno, tendrán que apartar a Cifuentes». Juegan así a repetir la jugada que ya les funcionó en la Comunidad de Murcia, donde tras la imputación del anterior presidente, Pedro Antonio Sánchez, forzaron al PP a sacarle del gobierno y elegir otro presidente.

Del 13 de abril al 7 de mayo

Aguado esperaba que los populares no fueran «tan irresponsables de dejar pasar esta oportunidad», pero en el caso de que lo fueran, les advirtió, «tendrán que ir asumiendo las consecuencias de otras iniciativas que presenten otros partidos», en clara referencia a la moción de censura que ya ha sido aceptada y que se debatirá entre el 13 de abril y el 7 de mayo. Aguado espera «no tener que llegar a ese escenario», pero si ocurre afirmó que «no descartamos nada».

Pero en el PP de Madrid no parecen dispuestos a dejarse achantar: el portavoz popular en la Asamblea, Enrique Ossorio, aceptó el órdago naranja: «Ciudadanos puede hacer lo que crea oportuno», pero Cifuentes «no va a dimitir porque no ha mentido». No creen los populares que Cs se atreva a apoyar una moción de censura que daría al PSOE el Gobierno: «Sería un castigo tremendo para los madrileños».

Respecto a la ruptura de hecho del acuerdo con Ciudadanos -que ha sostenido con sus votos las principales decisiones del Ejecutivo madrileño-, Ossorio le restó importancia: «Ciudadanos ha votado un 64 por ciento de las veces con el PSOE, y un 6 por ciento con Podemos; tampoco va a cambiar tanto nuestra vida», ironizó.

Ignacio Aguado: «Que el PP proponga una alternativa, porque es la lista más votada. Si quieren conservar el gobierno, tendrán que apartar a Cifuentes»

Desde hace ya más de un año, las relaciones entre Ciudadanos y PP no son lo que podría esperarse entre dos socios de investidura. Ayer, a la una en punto, Ignacio Aguado disparó: ante las trabas puestas a la comisión de investigación solicitada, «pedimos la dimisión de Cifuentes y que el PP presente una candidatura alternativa». Cs propuso al PP una comisión que se desarrollara en este mismo mes de abril, y para la que proponía 12 comparecencias, empezando por Cifuentes y siguiendo por el rector de la Universidad Rey Juan Carlos, su antecesor y los profesores implicados en el «mástergate».

Comparecientes

El PP respondió «fuera de plazo» -«a las 12.01», replicó Ossorio- con otro documento idéntico pero en el que había eliminado las referencias que hacía el de Cs a «encubrimiento» o «trato de favor»: «En el escrito de creación de la comisión de investigación no pueden estar ya las conclusiones; eso es una torpeza de ellos», aseguraba el portavoz popular.

El PP además incluía otros siete comparecientes: el número uno socialista Pedro Sánchez, los líderes madrileños de este partido Ángel Gabilondo y José Manuel Franco, el profesor de la Rey Juan Carlos que supuestamente filtró la noticia del máster y el periodista publicó dicha filtración, entre otros. Los populares sostienen que ha habido alguna relación entre el PSOE y la noticia, y quieren demostrar con estos testimonios esa supuesta conspiración contra Cifuentes.

Enrique Ossorio: «Cs ha votado un 64% de veces con el PSOE y un 60% con Podemos; tampoco va a cambiar tanto nuestra vida»

Además, otra condición del PP era que no estuviera en ella el diputado «naranja» César Zafra -que hostigó a Cifuentes durante su comparecencia ante la comisión que investigaba el contrato de la cafetería de la Asamblea-, alegando las «dudas sobre su currículum» que en su día se plantearon.

En el PSOE continúan defendiendo la moción de censura presentada, que persigue «devolver la dignidad a las instituciones madrileñas», afirmó Franco. Cuentan con el apoyo de Podemos: Lorena Ruiz-Huerta, portavoz en la Asamblea de la formación morada, trataba de convencer ayer a Ciudadanos de que haga lo mismo, porque la sustitución de un miembro del PP por otro no le vale: «Es hora de tener un Gobierno que no mienta a los madrileños».

En caso de que la presidenta, o el PP, no cedan durante este mes a la exigencia de dimisión, Cs tendrá que decidir si apoya o no esta moción. No vale la abstención: la disyuntiva está entre apoyarla y darle el gobierno al PSOE, con Ángel Gabilondo presidiendo, o rechazarla y seguir sosteniendo a Cifuentes.